Test Drive

Test Drive

Prueba Volkswagen Taos. La gran apuesta

Fruto de una importante apuesta por parte de Volkswagen, Taos se lanzó en nuestro mercado para replicar lo que logró T-Cross en algunos meses: ser la referente. Manejamos la variante Highline, con motor turbonafta de 150 CV y 250 Nm y caja automática.

Si bien Argentina es un polo productivo de vehículos, hacía rato que un modelo no generaba tanta expectativa como Taos: principalmente porque era un nombre nuevo y porque el segmento de SUV no es tan popular como el de las pick ups o el de los autos “chicos”, que tiene múltiples exponentes nacionales.

Volkswagen empezó a trabajar en Taos, por lo menos oficialmente, cuando anunció una inversión de 650 millones de dólares en su fábrica de Pacheco en 2017 (LINK).

La pandemia demoró apenas las cosas, y desde hace algunos meses fuimos conociendo detalles del nuevo SUV que ya se fabrica en la planta bonaerense. Finalmente pudimos subirnos y probar el flamante Volkswagen Taos, el nuevo vehículo nacional.

Estética y equipamiento

Como nos tiene acostumbrados Volkswagen, sus diseños están fuertemente influenciados y hermanados entre ellos. Por eso el diseño de Taos no es una sorpresa total: hay algo de Tiguan, hay algo de T-Cross y, en definitiva, un aire total a casi cualquier otro modelo de la marca. Se destaca principalmente su tropa, con un generoso aplique negro y la tira de LED, presente a partir de esta variante Highline.

Adentro se mantiene esa tesitura, con una arquitectura casi idéntica a lo que venimos viendo desde la introducción del Polo (LINK) y que se mantuvo en Virtus (LINK), Nivus y T-Cross, por ejemplo, La calidad es aceptable y creemos que podrían haberse empleado más materiales blandos.

Como se sabe, Highline hace referencia al tope de gama de la familia Volkswagen, aunque al igual que sucedió con Nivus (LINK) y T-Cross (LINK), Taos colocó la “Hero” por encima.

Esa edición suma espejos negros, techo bitono, tapizados exclusivos y un sistema de sonido diferente. La Highline que ilustra estas lineas mantiene una muy buena dotación de confort con techo, llantas de 18” (de serie), climatizador bizona, tomas USB tipo C de recarga, acceso y arranque sin llave, freno de estacionamiento eléctrico y sensores de estacionamiento delanteros y traseros con cámara, entre otros.

Por el lado de la seguridad, Taos está muy bien munido. Seis airbags y control de estabilidad (de serie), estabilizador de remolque y ADAS: detector de fatiga, ángulo muerto, control de velocidad crucero adaptativo, freno autónomo de emergencia con detección de peatones y asistente activo para salida de aparcamiento.

Habitabilidad y multimedia

Son 4,47 metros de largo que mide Taos y la distancia entre ejes de casi 2,7 metros lo hace un producto habitable. Huelga decir que, al igual que buena parte de los productos de VW, son originados sobre la plataforma MQB; su ubicación en la paleta de productos es por debajo de Tiguan.

En las plazas traseras pueden ubicarse tres pasajeros, cada uno con su correspondiente apoyacabezas y cinturón inercial. Dos adultos viajarán con un muy buen espacio para las piernas aunque la plaza central es ergonómicamente diferente y algo más rígida.

Atrás, otra buena noticia: 498 litros de capacidad de carga con un piso profundo aunque bajo esa superficie se encuentra una rueda de auxilio temporal, que según las circunstancias puede llegar a ser un verdadero dolor de cabeza.

El apartado multimedia y tecnológico es sobresaliente. La central corre por cuenta del sistema VW Play, estrenado en Nivus, algo complejo y que requiere algo de acostumbramiento para disponer de todas las funciones modernas que tiene. A eso lo complementa el active info display, el conocido tablero digital de Volkswagen de 10” y excelente visualización y personalización.

La posición de manejo ayuda ya que, como corresponde en un segmento de esta categoría, tanto butaca como volante regulan en altura y profundidad con lo cual va a ser fácil encontrar una posición de manejo ideal además de un asiento de buena factura y materiales (cuero) que brinda una correcta sujeción.

Motor

Taos está impulsado por otro conocido del Grupo Volkswagen. Se trata del motor 1.4 turbo de 150 CV que hemos manejado en otros modelos como los GTS y que le aporta un par máximo de 250 Nm. Está acompañado por una caja automática de 6 velocidades tipo Tiptronic (única opción en la gama) que transmite exclusivamente al eje delantero y que admite un modo secuencial a través de levas ubicadas en el volante. A diferencia de buena parte de la competencia, es un motor con correa con lo cual a la hora del mantenimiento implicará un costo extra.

Se trata de un bloque progresivo pero que empuja fuerte cuando recibe la asistencia de la turbina. Las bondades de la sobrealimentación permite que, pese a ser una de las menos potentes del segmento, tenga prestaciones correctas, como un 0-100 en 10 segundos y un kilómetro en el orden de los 31,5 segundos. Las recuperaciones, por debajo de los 8 segundos.

Como buen exponente del downsizing, el bloque no penaliza en los consumos, donde se maneja entre 6 y 9 litros circulando a velocidad constante y algo menos de 12 litros en ciudad, una cifra lógica para un vehículo de su porte (y del segmento).

Cabe destacar que cuenta con diferentes modos de manejo que modifican la entrega de potencia y la respuesta del acelerador para privilegiar la economía o bien la deportividad, algo que venimos viendo en, por ejemplo, la familia GTS y Vento.

Comportamiento dinámico/off road

Al no contar con ningún tipo de asistencia off road, ya sea mecánica o electrónica, Taos se siente más cómodo con el mote de crossover. Si bien la altura y su silueta tipo SUV le permiten alguna que otra excursión muy ligera por fuera del pavimento, su ideal de uso es principalmente en la ciudad y alguna escapada ocasional.

Debido a su desarrollo local, los ingenieros de Volkswagen han manejado Taos por buena parte del país y de este modo alcanzaron un compromiso muy bueno entre el confort necesario para el día a día como el aplomo para salir a la ruta. La responsable de buena parte de esto es la suspensión trasera del tipo multilink, que copia las irregularidades de la manera más eficiente posible. Además, en bocacalles pronunciadas rara vez los voladizos rozarán el asfalto. Una de las mejores puestas a punto que ofrece el mercado de camionetas medianas.

Incluso en curvas de mediana velocidad el producto argentino dobla bien y sin incovenientes pero con alguna ligera tendencia a la subvirancia. De todos modos, en un uso normal difícilmente se manifieste y, si eso llegara a ocurrir, todo el arsenal tecnológico y los controles activos de seguridad intervendrán para que no pase mayores.

Por último, su frenada: con disco en el eje trasero Taos se detuvo de 100 a 0 en casi 41 metros, una distancia que podría ser mejor.

Precios y rivales

Al igual que hizo T-Cross hace ya dos años, Taos buscará llegar y monopolizar el segmento. No la tiene fácil ya que el mediano está repleto de buenas opciones y productos más potentes y algo más equipados, aunque no dista mucho del escenario con que se topó la camioneta del segmento B oriunda de Brasil.

A fuerza de equipamiento, tecnología y un logo que tiene un peso importante en el consumidor argentino, Volkswagen puede tener un pleno si asegura stock en sus agencias, una fórmula similar a la que catapultó al Fiat Cronos al top de ventas. ¿Lo logrará? Independientemente de cómo juegue la coyuntura, el producto tiene buenos argumentos.

+ Habitabilidad
+ Consumos
+ Equipamiento de seguridad

– Algunos materiales
– Auxilio temporal
– Gama acotada

Catering: by Santi Liñeira

Imágenes: Nico Regidor

Te puede interesar

Prueba Volkswagen Nivus | Rompe todo molde

Prueba Volkswagen Tiguan TDI | Off road eficiente

Prueba Volkswagen T-Cross Highline

 

 

Tags
Mostrar más
Close
Close