HomeTest Drive

Test Drive

Prueba Ford Ranger Black Edition | Un “Tractor”

Nos subimos al nuevo tope de gama de la familia Ranger: la Black Edition. Look diferencial basándose en detalles oscurecidos. Dotación Limited y poderoso Puma de 200 CV asociado exclusivamente a una caja automática de seis marchas.

Aunque no es ninguna novedad estilística, sí se puede considerar una moda el “oscurecimiento” de los modelos como edición limitada o incluso como tope de gama producto de este tratamiento.

Este es el caso de la Black Edition, una pick up que combina la importante dotación de las variantes Limited con la estética diferencial del negro.

En 2018 comenzó a gestarse todo. Primero, en mayo, Ford renovó su gama Ranger agregándole más equipamiento, sobre todo de seguridad (leer aquí).

Unos meses más tarde, en el Salón de San Pablo (leer aquí), la marca del óvalo presentó un prototipo que derivó en la pick up que pasó por Tiempo Motor.

LA FORD RANGER SUMÓ EQUIPAMIENTO DE CONFORT Y SEGURIDAD

Look black

Queda claro que el gran atractivo de la pick up que manejamos son sus detalles “Black”. La lista exterior es la siguiente: parrilla, faros antiniebla con contorno dark black, paragolpes, barra san antonio, estribo con superficie plana, llantas de 18”, racks de techo, manijas de puertas y espejos exteriores con luz de giro. Todo, por supuesto, oscuro u oscurecido.

Es fácil identificarlas y brindan un look diferencial que el cliente de pick up siempre considera y valora mucho.

Habitabilidad

Más allá de las diferencias, estructuralmente es la Ranger de siempre. Los 3,2 metros entre ejes le confieren una habitabilidad promedio y cuenta con tres apoyacabezas y mismo número de cinturones inerciales para que todos los que viajen atrás lo hagan de manera segura.

El conductor dispondrá de una butaca (todas de cuero) de doble regulación eléctrica que se complementa con la múltiple -manual- del volante y que permite encontrar una posición de manejo prácticamente al milímetro.

El tablero, por su parte, con tantas configuraciones, datos y colores puede abrumar. La presentación es buena y se condice con lo que ofrecen los materiales empleados, aunque creemos que ya es hora que las pick up medianas empiecen a utilizar plásticos inyectados para mejorar la experiencia a bordo.

Cierra el apartado del habitáculo una pantalla central de 8” con el muy buen sistema operativo de Ford SYNC en su tercera generación. Se trata de una central telemática de primera, con todas las conexiones modernas (android auto y car play) además de una clara interfaz y muy buena respuesta táctil.

Bajo el Capot

Sin novedades por el lado del impulsor, se mantiene el 3.2 turbodiesel de geometría variable, 5 cilindros, 200 CV (y casi 50 kgm de torque) que lo meten en el podio de los más potentes (comparte con S10 y está un escalón por debajo de Amarok V6).

Las cifras la avalan: 11 segundos para el cero a cien, 33,7 para el kilómetro y escasos 8 en las recuperaciones.

Por el lado de los consumos, 9,2 y 10,5 circulando a 100 y a 130 km/h y en el consumo urbano picos de casi 14 litros “cada cien”. Esto le permite alcanzar autonomías de 600 a casi 900 kilómetros.

Al bloque lo complementa la caja 6R80 automática de seis velocidades que se caracteriza por un pasaje de marchas eficientes y casi imperceptibles pero con algún pequeño tironeo y delay cuando la apuramos.

Además, con la opción secuencial se transforma en un vehículo manual de verdad ya que permite llegar al corte de inyección sin pasar a la marcha superior. Ideal para maniobras de faldeo y de off road, claro.

Ultimas adiciones

En materia de dotación, la Limited ofrece el combo esperable para este tipo de vehículos de jerarquia (y precio).

En la última actualización sumó un importante paquete ADAS (ayudas a la conducción) que le valió el título de pionera en cuanto a seguridad.

Estos son: recomendador de descanso, mantenimiento de carril (informa y corrige), control de velocidad crucero adaptativo, advertencia de colisión y control de luces altas que evita encandilar. Un combo que la pone bien arriba en la consideración de quien busque la máxima para él y los suyos.

Un “Tractor”

Como buena pick up su estructura de elásticos en el eje trasero la hace algo saltarina y resiste los 858 kilos que carga la caja (es la de menor capacidad).

Su robustez le permite atacar cualquier camino en mal estado, ya sea una calzada poceada, una playa en verano o la entrada a una chacra post tormenta con barro y otros menesteres.

En ciudad las llantas de 18” no le juegan en contra ya que van acompañadas de neumáticos 265 con un grueso talón de 60. De más está decir que las cunetas y las bocacalles las atravesará sin siquiera mosquearse.

Pese a su transmisión automática, la Ranger cuenta con 4×4 baja que se acciona mediante una perilla que desata todo el potencial de la Raza Fuerte.

A eso se le suma el LSD que evita que ante una situación de pérdida de adherencia las ruedas giren descontroladamente.

En cuanto a sus cotas off road, anotá: 232 mm de despeje, 28º de ataque, 24º ventral, 26º de salida y 800 mm de vadeo. Creemos que podría mejorar el frenado, donde registró 44,5 metros para detenerse desde 100 km/h.

Gama

Esta Ranger Black sólo está disponible con caja automática y tracción integral. Sin embargo el que busque una Ranger tendrá a disposición una gama de 17 versiones en total, con cabinas simple, doble, motores nafteros (166 CV) y diesel y tracción simple e integral.

te puede interesar

FORD: MÁS SERVICIOS, PRODUCTOS Y RANGER EN ARGENTINA

Rivales

Si vamos a lo simple, toda pick up mediana es rival. Nos referimos a Chevrolet S10, Nissan Frontier, Toyota Hilux y Volkswagen Amarok, aunque lo correcto sería mencionar a las variantes “especiales” como S10 Midnight Edition (y en su momento la Amarok Dark Label) que incluso comparte el concepto de “oscurecimiento”.

 

Tags
Mostrar más

Notas Relacionadas

Close
Close