AutosTest Drive

Test Drive

Prueba Ford Bronco Sport Wildtrak | Volvió con todo

Aunque nunca se vendió en nuestro país, la Bronco “vuelve” después de unos años a puro off road, diseño y equipamiento: con 240 CV a disposición, complementa la ya nutrida gama de Ford en el segmento de SUV medianos.

La Bronco viene generando ruido desde hace años. El rumor de su revival siempre estuvo latente y es lógico, porque se fabricó durante más de 30 años mayoritariamente sobre la base de la serie F de Ford.

En la última década, y con el auge de las pick ups y de los SUV, Ford reacomodó su gama a nivel americano y eso le permitió a la marca tener dos plataformas a disposición para concebir el revival en toda su gloria: con versiones 3 y 5 puertas estadounidenses y con la Sport, producida en tierra mexicana.

Ese origen, o mejor dicho las condiciones arancelarias, le permitieron a Ford Argentina incorporar el Bronco Sport a su portfolio nacional. Ya se prevende en nuestro país y TiempoMotor ya manejó la variante Wildtrak tope de gama.

Estética y equipamiento

El Bronco Sport, como el resto de la gama, está repleto de guiños al Bronco original y eso es una buena noticia. De formas cuadradas pero adaptado a los lineamientos de hoy, se destaca por las ópticas circulares, la parrilla con el logo del modelo y unas llantas de 18” de diseño correcto.

Atrás el portón también tiene estampado el nombre del modelo (el óvalo prácticamente no figura) y tiene una particularidad muy funcional: la luneta se abre de manera independiente para tener acceso más rápido y en ocasiones más cómodo al interior.

Por el lado del equipamiento, al tratarse de la full (la otra variante se denomina Big Bend) tiene una dotación importante tanto desde el lado del confort como de la seguridad. La nómina incluye acceso y arranque sin llave, techo solar, climatizador bizona, sensor de luces, lluvia y estacionamiento con cámara 360, como lo más destacado.

Respecto de la seguridad “muy bien 10”: además de lo esperable (espejo fotocromático, ¡nueve! airbags e isofix), incorpora el paquete Ford Co-Pilot 360 de ADAS que incluye frenada autónoma (detecta peatones y evade obstáculos), encendido automático de luces altas, reconocimiento de señales y de cambio y centrado de carril. En definitiva, de lo más completo del mercado.

Habitabilidad y multimedia

Nacido de la misma plataforma de Kuga, es 4 centímetros más corto entre ejes lo cual impacta negativamente en la habitabilidad comparándolo con el SUV híbrido. Son 2,67 metros entre ejes que le garantizan un correcto espacio en la segunda hilera, mejor a lo alto que a lo largo. Allí atrás hay tres apoyacabezas y tres cinturones inerciales.

Un punto alto es el espacio de baúl, de 566 litros expansible hasta 1444 pero repleto de accesorios como luces independientes, destapador de botellas y la luneta que puede transformarse en una mesa. Bajo esos litros, una rueda de auxilio de misma medida pero de chapa.

Quien se siente a manejar el Bronco Sport encontrará butacas de cuero (exquisita combinación), con calefacción y regulaciones eléctricas complementada por la múltiple configuración del volante lo que permite que encuentre una posición de manejo prácticamente ideal o por lo menos a gusto.

El tablero cuenta con buena iluminación y mucha información. De naturaleza híbrida, cuenta con relojes y una computadora digital de 6,5 pulgadas con mucha información. Todo se complementa con el infaltable SYNC que corre en una pantalla de 8” con conectividad android auto y car play para espejar las aplicaciones del celular además de un sistema de 10 parlantes firmado por una conocida marca especialista.

Motor

Esta variante Wildtrak lleva en sus entrañas el conocido EcoBoost de 2 litros, 240 CV y cerca de 375 Nm de torque. Trabaja junto a una caja automática de ocho marchas (con levas) y envía la tracción a las cuatro ruedas mediante siete diferentes modos seteables de conducción.

Ambos sistemas se regulan desde “rueditas”: la caja se denomina Rotary Shift mientras que el de tracción GOAT, un acrónimo de que puede atravesar cualquier terreno. Con ocho velocidades, las relaciones son buenas y lógicamente la séptima y octava son marchas pensadas para bajar las RPM del motor a velocidades constantes para aliviar el 2.0.

No se trata de un vehículo pensado para bajar cifras pero sus números son muy buenos: el cero a cien lo completa en aproximadamente 8 segundos y el cuarto de milla en casi el doble.

Por el lado de los consumos, el 2 litros pide un promedio de entre 8 y 10 circulando a 100 y a 130 km/h mientras que en ciudad puede orillar los 14 litros sin ningún problema pese a que lo probamos en modo Eco. Tiene mucho que ver en esto su coeficiente aerodinámico, los casi 1700 kg de pesa y la naturaleza propia del EcoBoost, que en ciudad no ayuda.

En definitiva, un bloque contundente que responde cuando se lo pedimos pero en detrimento de la eficiencia de combustible y del bolsillo de quien tenga que refuelar.

Comportamiento dinámico/off road

Prácticamente uno de sus argumentos de venta. El Bronco Sport es casi un 4×4 de ley ya que sólo le falta reductora. Tiene bloqueo de alta, de diferencial, Trail Control (control a baja velocidad) y diferentes modos de manejo que permiten modificar y adaptar la gestión electrónica del motor y los componentes satélites para brindarse al máximo fuera del camino.

A eso se le suman neumáticos de uso mixto (inciden en la frenada que registramos) ángulos mejorados de ataque y salida (30º y 33º) y suspensión independiente además de un despeje mayor respecto del Big Bend -223 y 199 mm- y también de vadeo: 450 y 600. Todo este paquete hacen del Wildtrack un vehículo muy preparado para travesías o jornadas estivales de arena, barro o lo que sea.

En ciudad es un vehículo bastante equilibrado, con un confort justo y con recorrido de suspensiones y calibración pensadas para absorber pozos y bocacalles pronunciadas.

El punto negativo pasa por la frenada, donde registramos 41,7 metros, una medida que podría ser mejor y que es el punto negativo del dibujo mixto del caucho 225/65.

Precios y rivales

El universo de SUV medianos es enorme y cada vez gana más popularidad por una cuestión cambiaria y también de moda. El líder del segmento es el Jeep Compass y se vienen exponentes como el Volkswagen Taos sin contar a los de siempre (Equinox, C5 Aircross, Sportage, Tucson, CR-V, RAV4, etc.) y a los de Ford: Territory y Kuga.

Bronco Sport llega para azuzar las cosas con un producto más orientado al que tiene alma aventurera y quiere un SUV con mayores licencias para el off road. El que quiera un Bronco “y nada más” tiene la versión Big Bend, más barata y menos equipada, pero con buenas virtudes y algunas licencias para salirse del camino. La elección, como siempre, será del cliente. Opciones sobran.

+ Equipamiento de seguridad
+ Comportamiento off road
+ Calidad percibida

– Consumos
– Frenada
– Precio elevado

Ficha Técnica

Imágenes

Te puede interesar

Ford lanzó la preventa del Bronco Sport

 

Tags
Mostrar más
Close
Close