HomeTest Drive

Test Drive

Prueba Chevrolet S10 High Country | Una Chata con argumentos

Manejamos una de las variantes más equipadas de la gama S10. Tracción integral con bloqueo y baja, caja automática de seis y una buena dotación de seguridad y potencia.

La S10 supo acaparar buena parte del mercado en sus años mozos. En 2018 terminó cuarta entre las medianas pero en Brasil es líder histórica del segmento.

Por eso, y para alcanzar la doble corona, Chevrolet decidió retocar una vez más esta generación mejorando y ampliando la gama. Manejamos la variante High Country con motor de 200 CV y caja automática.

Estética

Cuando se renovó en 2012 el cambio de la S10 fue sustancial: se puso a tono con el resto del segmento que había comenzado su renovación con la llegada de Amarok.

Tras varios retoques está más linda que nunca, con una trompa que desborda robustez y, en esta versión High Country, los detalles específicos que suma (estribos laterales, rodado exclusivo, cromados en puertas y lona marítima rígida), especialmente la barra de san antonio “deportiva” que se puso de moda entre algunas pick ups.

Pero lo más importante de todo es que finalmente la S10 ofrece seis airbags (antes ofrecía apenas dos) y quinta rueda de auxilio homogénea (igual a las cuatro titulares), algo que siempre le pedimos a las terminales.

El resto de la dotación es muy bueno, incluso con la incorporación temprana de ADAS como el aviso de cambio de carril involuntario y de colisión frontal y el plus del servicio OnStar que aporta desde el lado del confort y la seguridad.

De la lista de equipamiento destacamos encendido automático de luces, asiento del conductor con ajuste eléctrico, sensor de lluvia, espejo retrovisor central electrocromático, cámara de visión trasera, sensor de estacionamiento delantero y rebatimiento eléctrico de los retrovisores externos, entre otros.

En cuanto a su rol utilitario, la caja de carga se sitúa en el promedio del segmento, con 1.031 kilos de capacidad.

Hay lugar

Tres metros entre ejes garantizan una de las mejores habitabilidades del segmento de pick up medianas, un rubro que todavía sigue siendo crítico para la mayoría de las participantes.

La calidad está en promedio con lo que se ofrece, pero la presentación es muy buena, en parte, gracias a los materiales empleados.

Por el lado de la posición de manejo, sabor agridulce: regulaciones eléctricas para la butaca pero sólo en altura para el volante con lo cual la configuración no será al milímetro.

x-default

Todo se comanda desde el sistema My Link, uno de los más amigables en cuanto a interfaz y compatibilidad, ya que permite conexiones con android auto y car play.

Motor

Desde que recibió más potencia, el 2.8 se posicionó como uno de los mejores motores del segmento con 200 CV, firmando 10 segundos clavados para el cero a cien y 31,5 para el kilómetro.

La buena noticia es que la potencia no se traslada a los consumos, con 8 y 10 circulando a 100 y a 130 km/h en ruta, y un consumo urbano que se dispara a casi 14 litros cada cien.

La transmisión corre por cuenta de una automática de seis marchas de buen funcionamiento. La tracción por supuesto es 4×4 con bloqueo y baja, como corresponde al decálogo de la pick up mediana.

Su empuje es contundente y los 51 kgm de torque son suficientes para todos los menesteres imaginables.

Esta variante automática cuenta con el CPA (Centrifugal Pendulum Absorber) que ayuda a reducir los niveles de ruidos y vibraciones.

Además, el sistema optimiza el acoplamiento de la transmisión en revoluciones más bajas, proporcionando la sensación de mejor aceleración y recuperación de velocidad. Esto se debe a que el vehículo responde más fácilmente a los mandos del pedal del acelerador.

Todas innovaciones que suman para el confort del día a día.

Comportamiento

Como buena pick up mediana, su calibración está orientada a cargar con una tonelada sobre el eje trasero. Esto se traduce en un andar algo saltarín en ciudad cuando va descargada. Aun así se trata de un vehículo robusto que encuentra su hábitat en terrenos desparejos o, por supuesto, el off road.

Lanzada su comportamiento es franco y puede sufrir levemente el embate de algún viento lateral pero nada que la haga perder la línea ni la tranquilidad a quien maneja. Por último, muy buenos 38,2 metros en la frenada de cien a cero, mucho mejor que modelos más livianos.

Precios y rivales

Es tal vez uno de los segmentos más picantes del mercado. Huelga decir que esta S10 compite contra sus clásicos rivales: Ford Ranger, Nissan Frontier, Toyota Hilux y Volkswagen Amarok.

La S10 quedó un poco relegada respecto de la competencia, pero de a poco se va poniendo a tiro con dosis de imágen, estética y mecánica. Argumentos tiene.

+ Potencia
+ Equipamiento de seguridad
+ Potencia de frenado

– Consumo urbano
– Posición de manejo
– Visibilidad panorámica

Tags
Mostrar más
Close
Close