Test Drive

Test Drive

Prueba Chevrolet Onix Premier | Marcada evolución

Nos subimos a la versión más equipada del Onix en su nueva generación. Mejoras sustanciales en motorización, dimensiones, comportamiento y equipamiento de confort y seguridad.

El Onix fue el caballito de batalla de General Motors en la región durante muchísimos años. Tuvo la dificilísima tarea de tomar la posta gradualmente del Corsa/Classic y no decepcionó: en Brasil y Argentina fue uno de los autos de mayor volumen de los últimos años.

Pero las regulaciones y sobre todo el calendario empezaron a pesarle al Onix, que recibió un salto generacional con nueva plataforma incluida: fue tan importante que hasta subió de segmento para pelear palmo a palmo en la franja B+.

Estética

Nada quedó de el Onix “de siempre”. En sus 4,16 metros de largo se ve una nueva silueta que nos remite de alguna manera al Cruze. Sus trazos son fluidos y modernos y en este color llama mucho la atención, un plus para el cliente de este segmento.

El interior también recibió un fuerte rediseño y el resultado es, a nuestro juicio, muy agradable, con una gran primera percepción, diferente combinación de colores que lo jerarquizan y, yendo al detalle, una calidad que se enmarca en el promedio de lo que ofrece la región.

La multimedia corre por cuenta del conocido MyLink con conexión android auto y car play y la particularidad de tener WiFi al igual que en Cruze: se pueden conectar múltiples dispositivos y contratar un plan de datos mensual. Suma.

Este Premier II que manejamos por más de mil kilómetros se ubica en la cúspide de la gama del nuevo Onix, compuesta por ¡seis! versiones.

Seguridad

En seguridad, se destacan los seis airbags de serie y el ESP (bien por chevrolet) y el Premier II complementa con sensor de luces, faros antiniebla, sensores de estacionamiento (y asistente de estacionamiento), OnStar, cargador inalámbrico, control de velocidad crucero y llantas de 16” como lo más destacado.

El nuevo Onix obtuvo 5 estrellas Latin Ncap (leer aquí) y recientemente fue galardonado en su segmento y como “Auto de Oro” en los premios “Auto del año” de Cesvi (leer aquí).

Habitabilidad

Onix estrena 2,55 metros entre ejes, una distancia correcta pero que no lo ubica como la referencia en este apartado. El espacio para las piernas es aceptable pero un adulto de contextura promedio ira rozando las piernas con la butaca delantera. Dos adultos viajarán con comodidad, tres no tanto.

La buena noticia es que allí atrás tenemos fijaciones isofix, dos puertos USB para cargar dispositivos, tres cinturones inerciales y tres apoyacabezas tipo coma que no afectarán la visibilidad. En cuanto al baúl, los 275 litros están, en promedio, un 10 por ciento más acotado que lo que ofrece la media del segmento, que ronda los 300 litros.

La posición de manejo es buena, con una butaca con apoyacabezas integrado (preferimos su regulación), regulación en altura y un volante de dimensiones reducidas y con múltiples comandos satelitales que también lo hace en profundidad.

Motor

Otra de las novedades se ubica bajo el capot. Se trata de un tres cilindros turbo de 1 litro que desarrolla 116 CV, una potencia que va de la mano con lo que se ofrece en el segmento en promedio. Además es poco rumoroso y lo distribuye una correa dentada bañada en aceite en lugar de cadena, que se debe reemplazar cada 240.000 km o 15 años.

En materia de prestaciones el 1.0 le confiere mucha agilidad al Onix, que alcanza los 100 km/h 9,7 segundos y recorre el kilómetro en 31,8. Eso no se paga en el surtidor ya que su combinación eficiente hace que gaste algo más de 5 litros circulando a 100 km/h, 7,2 a 130 y 9,1 en el ciclo urbano.

Complementa al motor una caja automática de seis marchas que funciona correctamente, con un pasaje de marchas fluido y una opción de manejo secuencial típico de Chevrolet (tipo gatillo al costado del selector) que, a nuestro juicio, merece una revisión por su ubicación.

Comportamiento dinámico

Su nueva puesta a punto lo hace ligeramente más rígido que el anterior, pero para mejorar su comportamiento dinámico al tratarse de un auto con otras aspiraciones. Por supuesto que su configuración es una clásica barra de torsión trasera atrás (sin estabilizadora) y un esquema independiente delantero.

En ruta, justamente, se lo nota mejor plantado y con mayores aptitudes para tomar curvas de mediana e intensa velocidad. La buena noticia es que, te compres el Onix que te compres, el ESP va a estar fiscalizando la maniobra siempre.

A la hora de moverte en la ciudad el Onix se va a mostrar confortable, sin ser exageradamente blando aunque hay que estar ligeramente atento al voladizo delantero que puede rozar en alguna cuneta pronunciada.

Precios y rivales

El segmento B+ es uno de los más populosos y de un volumen considerable. El Onix se las verá con el Citroën C3, Fiat Argo, Ford Fiesta, Kia Rio, Nissan Note, Peugeot 208, Renault Sandero, Toyota Yaris y Volkswagen Polo, todos modelos con historia, trayectoria y resultados dispares pero con virtudes suficientes para disputarse una porción del mercado.

El Onix es una buena propuesta, respaldada por su equipamiento general, una motorización eficiente y una propuesta superadora.

+ Motorización eficiente
+ Equipamiento general
+ Seguridad de serie

– Baul limitado
– Auxilio temporal
– Comando secuencial


Te puede interesar

Chevrolet Onix y Onix Plus | Premiados por su seguridad

Latin NCAP: cinco estrellas para el nuevo Chevrolet Onix

Tags
Mostrar más
Close
Close