HomeTest Drive

Test Drive

Prueba Amarok V6 AT | Potente y confortable

Manejamos la Amarok V6 “a secas”, que lleva en sus entrañas un motor de 224 CV, caja automática de ocho velocidades y tracción integral permanente. Mejor equipada en confort que en seguridad, pero con un comportamiento dinámico excelente.

Potente y confortable

Cuando los rumores sobre el RP1 de Volkswagen comenzaron a materializarse, el segmento de las pick ups se revolucionó: después de un tiempo de modorra, recibía un sacudón con un nuevo participante.

Volkswagen se tomó su tiempo, miró, aprendió y desarrolló para dar vida a la Amarok, la primera pick up mediana de la marca alemana que hizo su debut en 2010 y que termino segunda en ventas en 2018.

En estos casi 10 años, muchísima agua paso bajo el puente. Amarok sufrió múltiples renovaciones de mecánica, gama y equipamiento, y en 2017 sumó la variante V6, con un motor homónimo que la convierte en la más potente del segmento y eso, es un argumento de compra importante en este segmento.

Hay cambios

Estéticamente no es difícil identificarlas. Las variantes full cuentan con llantas diferenciales y en el caso de la Extreme, con un kit que incluye una barra de antonio de tintes más deportivos.

“Nuestra” V6 era la variante intermedia (tiempo después se lanzó la Comfortline) con llantas de 19”, climatizador bizona, control de velocidad crucero, sensores de estacionamiento delantero y trasero (con cámara), de lluvia y luces y tapizado de cuero, como lo más destacado en confort.

En cuanto a la seguridad, cuatro airbags, ESC, ABS, ABS Off-Road, fijaciones Isofix y discos traseros de 16” que contribuyen a detenerla en 42 metros de 100 a 0. Creemos que a esta altura debería totalizar seis bolsas de aire como la competencia, que llega a siete.

Puertas adentro

La habitabilidad es buena tanto adelante como atrás, un lugar donde las pick up medianas no suelen destacar. Los que viajen en primera fila dispondrán de butacas con regulaciones eléctricas y calefaccionadas, y el conductor con volante de doble regulación con lo cual podrá encontrar una posición de manejo a su gusto.

Atrás, 3,1 metros entre ejes mediante, la habitabilidad es aceptable. Pueden viajar hasta tres adultos ya que dispone de tres apoyacabezas y mismo número de cinturones inerciales aunque el del centro lo hará algo más incómodo.

“La capacidad de carga, por su parte, una tonelada como indica el decálogo del segmento”.

Por el lado de la calidad se mantiene en promedio con el resto del segmento que no ofrece demasiados plásticos blandos pero sí una buena percepción general. En esta V6 se mantiene la arquitectura conocida, con líneas rectas y el Discover Media de 6,33”, táctil, con una buena respuesta e interfaz y conexión android auto y car play .

La perla

Como bien anticipa su nombre, bajo el capot reposa un V6 de 3 litros cadenero, es decir, un bloque de seis cilindros en disposición “V”, con el que acusa 224 CV en el banco de pruebas.

Esto es 24 CV más que las Chevrolet S10 y Ford Ranger de 200, incluso a la espera de la versión Raptor de 213. Está acoplado a una caja automática de ocho velocidades con opción secuencial de correcto desempeño y que distribuye la potencia en las cuatro ruedas de manera permanente.

Con este propulsor la Amarok cubre el cero a cien en 8,8 segundos, una cifra plausible para un vehículo de casi dos toneladas y media, aunque su fuerte es el torque de 56,1 kgm que alcanza entre 1.500 y 2.500 rpm, garantizando el mayor empuje en la zona baja del cuentavueltas. En cuanto a la elasticidad, 6,2 segundos y algo más de 30 para cubrir el kilómetro.

La buena noticia es que toda esa entrega de potencia y par se obtiene de manera eficiente, con algo más de 7 litros cada cien circulando a 100 km/h, 9 a 130 y picos de casi 14 en el ciclo urbano donde, lógicamente, se dispara.

Por último, de yapa, la función Overboost permite tener por unos instantes 245 CV siempre
y cuando pisemos el acelerador al 70%. Un “extra” que siempre viene bien.

“Según acusan desde la marca este año llegará la última evolución del motor con una entrega de 258 caballos de potencia que se eleva hasta los 272 CV con la función overboost y 580 Nm de torque”.

Prueba dinámica

En cuanto a su comportamiento, la Amarok siempre hizo gala de un gran desempeño tanto on como off road. Particularmente en asfalto se mueve con total aplomo y con un atemperado rebote de las suspensiones traseras, algo común en estos vehículos con elásticos.

En ciudad su gran porte implica tener un cuidado extra a la hora de maniobrar, pero su robustez y calibración de suspensiones nos permite olvidarnos de rozar alguna bocacalle pronunciada. Eso sí, los pozos y las imperfecciones pronunciadas van a repercutir en el habitáculo.

Queda claro que su hábitat es el off road. Esta variante con caja automática tiene tracción integral permanente y en demanda con lo cual el empuje de las ruedas quedará a discreción de la electrónica de la unidad, que en caso de detectar pérdida de tracción enviará par al otro eje para que el empuje sea solidario.

Lo único que permite seleccionar manualmente es el bloqueo de diferencial trasero por si la excursión se pone complicada y por supuesto la función Off Road, que predispone la caja y los frenos para un manejo homónimo.

Por último, por el lado de los frenos, excelente poder para los cuatro discos que lleva en los ejes y que le permiten distancias realmente impresionantes.

Garantía 3 años o 100.000 km

Rivales

Por ahora la V6 no tiene rival directo. La gama es acotada y está conformada por la Comfortline, V6 “a secas” y V6 Extreme. Se erige como una alternativa a las pick up medianas tradicionales como Chevrolet S10, Ford Ranger, Nissan Frontier y Toyota Hilux, que se quedan atrás en potencia pero algo más accesibles en cuanto a precio.

 

Tags
Mostrar más

Notas Relacionadas

Close
Close