Test Drive

Comparativo

Mano a mano | Chevrolet Onix vs Volkswagen Polo

Comparamos caracteristicas de dos jugadores importantes y regionales referentes del segmento B: comportamiento, consumos, prestaciones y rasgos generales.

Siempre es difícil poder elegir cuando las opciones son muchas y muy variadas, y en el caso de los autos esto no sólo se confirma, sino que se complica aún más por todos los elementos a considerar. Para facilitar la tarea, comparamos dos de los referentes del mercado local y regional: comportamiento, consumos, prestaciones y rasgos generales de dos jugadores importantes y regionales.

Se trata de dos participantes importantísimos para el segmento B, uno de los de mayor volumen del mercado. Ambos son jugadores novatos: el Polo llegó a principios de 2018 para unificar la oferta de Volkswagen en la franja con un modelo global y Onix hace algunos meses en un segmento que le era algo desconocido ya que creció como producto y trocó el segmento B tradicional por el de los “premium” o techo alto.

Estética

Ambos son modelos jóvenes y con una estética algo diferente entre sí. Volkswagen apuesta por un look más tradicional y sobrio, pero con un look indefectiblemente característico de la marca germana. Chevrolet presenta líneas radicalmente diferentes a lo que era el Onix anterior, pero que es un guiño ineludible al Cruze y a los nuevos diseños del moño.

Estamos ante dos modelos que presentan una gama prolifera y esas son buenas noticias para los clientes ya que tienen la posibilidad de elegir y adecuarse a su presupuesto. Por supuesto que cada variante presenta diferentes estéticas relacionadas con el equipamiento y algunos detalles en la carrocería.

En materia de equipamiento y seguridad, los dos con un completo equipamiento de confort y de seguridad, con todo lo que tienen que tener: seis airbags para el Onix, cuatro en el caso del Polo, y control de tracción y estabilidad.

Habitabilidad

Con 2,52 entre ejes Onix se mete en la norma de lo que ofrece el segmento, pero queda algo detrás de los 2,56 del Polo. Esta medida repercute directamente en el espacio interior de cada vehículo específicamente en las plazas traseras. Por eso el producto de Volkswagen saca una luz de ventaja.

Ambos cuentan con tres apoyacabezas, tres cinturones inerciales y fijaciones Isofix para que puedan viajar 3 adultos o bien su combinación con sillas de fijación infantil. Por el lado del baúl, 300 litros para el Polo, que por apenas 25 le gana al Onix.

En materia multimedia, Polo echa mano de la Discover Media y Onix del renovado MyLink. Ambos de buena respuesta táctil, con todas las conexiones disponibles (Android y Apple) pero Chevy saca un plus de ventaja con la posibilidad de contar con Internet a bordo.

Motor

Polo apela a una mecánica “tradicional” de cuatro cilindros y 1,6 litros de cilindrada. Un motor clásico de 110 CV correcto, con prestaciones y consumos domésticos y contenidos, respectivamente. Nos referimos a un cero a cien en 12,3 segundos pero con un consumo contenido de 8,6 litros “cada cien”.

Onix rompe la monotonía con un tres cilindros con turbo de 116 CV brioso que alcanza los 100 km/h en 9,9 segundos y gasta, en promedio, 8 litros cada cien kilómetros.

Ambos, en este comparativo, asociados a cajas automáticas de seis velocidades de relacionamiento tradicional y con opción secuencial en ambos casos.

Comportamiento dinámico

Aquí no hay ninguna solución rupturista, los dos apelan a un esquema tradicional de suspensiones para lo que suele ofrecer el segmento: McPherson adelante y barra atrás. Incluso las variantes que manejamos tienen idéntico tamaño de llantas (16”) con lo cual no repercuten negativamente en el confort.

A eso le sumamos un desarrollo y una calibración regional con lo cual el ajuste es óptimo para nuestros caminos. Si hilamos fino quizás Onix es ligeramente más duro pero eso tiene un pequeño plus a la hora de salir a la ruta, un ámbito en donde son predecibles y francos.

Precios y rivales

Los precios de lista, a fines de abril son 1.196.000 pesos el Onix y 1.424.000 el Polo, una diferencia de más de 200.000 pesos a favor del Onix. En autos de casi millón y medio de pesos es una brecha que puede no llegar a pesar en la compra, pero que es un número considerable.

Son dos vehículos que están cabeza a cabeza en todo y casi no se sacan muchas ventajas. Onix tiene un poco más de motor, pero pierde ligeramente en baúl. Volkswagen tiene un auto más racional y sobrio, típico de la marca.

Nuestra sugerencia es que vayas por el que más te guste, el que aporte esa cuota pasional necesaria que termine por inclinar la balanza porque ambas son dos compras tan acertadas como racionales.

Tags
Mostrar más
Close
Close