Presentaciones Internacionales Autos

Tendrá sólo 1.000 unidades

M4 CSL: el BMW más extremo

Con una reducción de peso significativa y un motor de más de 500 CV, BMW homenajea su historia purasangre con un M4 casi diseñado para salir a la pista. Las curiosas modificaciones para bajarle más de 100 kilos.

A modo de festejo por su 50º aniversario, BMW puso en la cancha una de sus variantes deportivas, todavía más radical: se trata del M4 CSL, que fue aligerado y recibió un boost de potencia.

Es un nuevo exponente de la saga CSL, que responde a “Competition, Sport, Lightweight”, que homenajea al 3.0 CSL que en 1973 ganó el European Touring Car Championship en su primer intento y a los CSL de 2003 y GTS de 2016, según la propia BMW.

Esta edición especial del deportivo con carrocería coupé, será producido en Alemania a través de una serie limitada a sólo 1.000 unidades, lo que lo hace aún más exclusivo.

Diseño

Las novedades comienzan en el exterior, donde cuenta con la presencia de una configuración exclusiva que incluye cambios en los paragolpes, la parrilla y las llantas, negras y con un tamaño de 19 pulgadas adelante y 20” atrás.

Por otro lado, el nuevo deportivo posee apliques de color rojo y negro junto con el capot y la tapa del baúl fabricados con plástico reforzado con fibra de carbono, material que además está presente en el spoiler delantero y las rejillas de ventilación.

Habitáculo

El tratamiento de aligeramiento se dio en varios componentes del modelo. Puertas adentro, cambió las butacas originales por unas del tipo bucket M Carbon que, como dice su nombre, son de carbono y ayuda a bajar 24 kilos.

También se sacaron los asientos traseros con todos sus componentes (otros 21 kg), se cambiaron los frenos por unos de cerámico, llantas de aleación todavía más ligera y todo el sistema de suspensión con el que completaron otros 21 kilos. El recorte también incluyó la zona de los nuevos riñones, y hasta de las alfombras.

Mecánica

Pero lo más jugoso se da bajo el capot -obviamente- ya que el 3.0 está basado en el del M4 GT3. Se aumentó la presión de los turbos del 6 cilindros en línea de 1.7 a 2.1 BAR además de otras modificaciones mecánicas. Con esta fórmula, el M4 alcanza una potencia de 550 CV y un torque de 650 Nm. La tracción, naturalmente, a las ruedas traseras a través de una caja automática de ocho velocidades.

Con todas estas modificaciones, BMW homologó la aceleración de cero a cien km/h en apenas 3,7 segundos y otros 10,7 para el 0-200. Además, probaron en el mítico Nürburgring, registró 7 minutos 20.207 segundos.

Por último, el comportamiento. Los resortes además de ser aligerados fueron calibrados para mejorar el comportamiento y el maridaje con los cauchos que, en este modelo, son 275/35 ZR19 adelante y 285/30 ZR20 atrás. Además, posee suspensión adaptativa con menos despeje y frenos carbocerámicos.

Imágenes

Galería