Noticias 360 Autos

Clásico

Herencia Citroën, con el Méhari como protagonista

El cabriolet atípico de la marca francesa fue lanzado en 1968 y fabricado hasta 1987. Fue un ícono de la libertad y el placer, y también producido en Argentina.

El programa Herencia Citroën se encarga de contar la historia de los modelos clásicos de la marca francesa. Hoy es el turno del Méhari, un cabriolet atípico que además fue muy exitoso en Argentina y el mundo.

Fue lanzado en Francia en mayo de 1968 y fabricado hasta 1987. Ícono de la libertad, el placer y el bienestar, se destacaba por su polivalencia, prácticidad y economía. Por su parte, la carrocería era de plástico, lo que evitaba la corrosión y era fácil de lavar. Además, el vehículo tenía una capacidad de carga de 400 kilogramos.

El parabrisas primero fue de acero con bordes de cristal redondeados y en 1971 se transformó en aluminio con bordes cuadrados. El mismo año sumó un techo duro, mientras que la capota y las puertas eran desmontables.

Por otro lado, el motor tenía dos cilindros (las primeras unidades ofrecían 28 CV) y se asociaba con una caja de cuatro velocidades y la tracción en el eje delantero a cargo de un diferencial ubicado junto a los frenos, con tambor y más tarde con discos.

La propuesta del Méhari, nombre que deriva de una raza de camellos de carreras “robustos y resistentes” (también se lo llamó “caracol de plástico”), admitía usos variados, como el ocio y el transporte.

Fue fabricado durante más de veinte años en diversas plantas del mundo, donde registró aproximadamente 150.000 unidades comercializadas. Su historia también forma parte de la industria automotriz de Argentina, donde fue producido entre 1971 y 1980 con la plataforma y la mecánica del 3CV, otro legendario modelo nacional.

Imágenes

Tags
Mostrar más
Close
Close