Noticias 360 Autos

PARA BAJAR LA SINIESTRALIDAD

ESPAÑA DESARROLLARA UN AUTO ZEN

No es un auto económico que vendrá zen aire acondicionado, zen radio y zen dirección asistida. Se trata de un proyecto de Prevensis, una organización que “fomenta una Cultura de Seguridad personal y patrimonial junto con el desarrollo sostenible, a través de la introducción y mejora de los valores y comportamientos seguros en las personas e instituciones”.

Esta institución ganó un concurso sobre seguridad vial para fomentar acciones directas que puedan “incrementar los resultados del esfuerzo conjunto de la sociedad para reducir la siniestralidad”. En esta edición, el jurado ha concedido una suma de 130.000 euros para que materialice el “Plan de Mejora de la Seguridad Vial a través del control del estrés (sic) y las emociones en Conducción”.

Para la organización Prevensis, “es conocido el efecto de las emociones en la siniestralidad, pero hay muy pocos estudios que lo hayan analizado profesionalmente como para poder aportar actuaciones preventivas en esta materia. Muchos de los comportamientos inseguros de los conductores se deben a un bajo control emocional. Las emociones conducen nuestra vida y saber conducirlas nos ayudará a ser más seguros. Aprenda a controlar sus emociones y experimente cómo el tráfico influye en ellas. Sabrá cuál es su destino.” Eso dicen…

Llevado a un terreno más llano, discutir con el conductor multiplica por tres el riesgo de sufrir un accidente. En este sentido, el auto Zen que pretende desarrollar Prevensis medirá el nivel de activación y la frecuencia cardiaca del conductor para establecer la relación entre emociones y conducción.

EMOCIONES Y CONDUCCION
El Prevensis Car va a proporcionar mediciones de diferentes ondas cerebrales y variables fisiológicas y los cruzará con los eventos ocurridos en el trayecto, que se grabarán en video.
De acuerdo a estudios previos, sólo un 28% de los conductores tienen un nivel suficientemente alto de control emocional. Los factores emocionales que más influyen son las tensiones personales del día a día, las peleas con los pasajeros durante el trayecto y las acciones de otros conductores. Pero no sólo las emociones negativas alteran la conducción, también determinados niveles de euforia provocan comportamientos de grave riesgo al volante.
Hablar por celular al volante incrementa hasta en un 27% la frecuencia cardiaca, cantar una de las canciones preferidas aumenta el "nivel emocional" hasta en un 17 por ciento, un adelantamiento en ruta aumenta la activación hasta un 33% durante los tres minutos posteriores y manejar cansado aumenta la irritabilidad hasta en un 14%.
Mostrar más
Close
Close