Noticias Autos

INFORME CESVI

CONDUCCION: ARRANCAN LOS CONTROLES DE DROGAS Y MEDICAMENTOS


El Gobierno porteño anunció que a partir del 15 de julio se realizarán chequeos de consumo de drogas a los conductores de la Ciudad de Buenos Aires.

Aunque la medida no careció de polémica, CESVI elaboró un informe sobre por qué son importantes estos controles y qué efectos producen en la conducción tanto las drogas como los medicamentos recetados que uno pueda ingerir.

El consumo de drogas ocupa un lugar importante en las estadísticas accidentológicas a nivel mundial. Si bien aún no tan presente como el alcohol, existen algunas drogas muy difundidas como la marihuana, la cocaína y el éxtasis que hacen que se pierdan determinadas actitudes y aptitudes al manejar. Pero también hay medicamentos recetados que pueden provocar somnolencia, euforia, alucinaciones, convulsiones, conductas violentas. Efectos que pueden generar una conducción insegura e inestable provocando un riesgo para uno mismo como para los demás actores del tránsito.

Según el artículo 111 del Código Contravencional porteño se prohíbe "conducir bajo los efectos de estupefacientes", así también lo indica la Ley Nacional de Tránsito aunque la legislación vigente no establece los límites para las drogas.

En el caso del alcohol el límite sí es claro (0,50gr/l de sangre para conductores de vehículos particulares, 0,2gr/l para las motos y 0 para los profesionales). Pero al descubrir una sustancia ilícita en un conductor, en cualquier valor, por ínfimo que sea, es tomado como positivo, aún en los casos en que estas drogas estén presentes en medicamentos recetados por médicos.

De esta manera, como explicaron los promotores de esta iniciativa, se buscará la presencia de cocaína, marihuana y éxtasis, pero también se podrán detectar sustancias psicoactivas legales, como anfetaminas, opiáceos y benzodiacepinas, que se utilizan en medicamentos ansiolíticos recetados.

EFECTOS DE LAS DROGAS
Las drogas impiden conducir un vehículo con seguridad porque deterioran las capacidades físicas y psíquicas del conductor y la entidad enumera algunos ejemplos:

– Marihuana: “el conductor que consumió marihuana pierde el deseo de manejar su auto ya que genera un estado de relajación y desatención. Pero si inevitablemente se encuentra manejando, sufrirá una pérdida de percepción de tiempo y espacio, no podrá concentrarse en su tarea y, además, aumentará los tiempos de reacción ante situaciones imprevistas. Otro efecto negativo es la pérdida de precisión de maniobra producto de la escasa atención”.

– Cocaína/ éxtasis: “generan desinhibición, euforia y comportamientos impulsivos. En dosis bajas, las personas se sienten más motivadas para conducir, ya que pueden canalizar allí la adrenalina. Los estilos que se generan son de una gran agresividad e impulsividad, cometen muchos errores pero no tienen conciencia de ellos. Además, quien esté al volante bajo los efectos de estas drogas interpreta los riesgos con un nivel menor al que realmente tienen. Los tiempos de reacción suelen ser más breves pero a partir de la impulsividad y la alteración de la percepción pasa a ser algo negativo ya que reaccionan abruptamente aún en situaciones donde no debería hacerlo, generando maniobras abruptas y descontroladas en el automóvil. En particular con el éxtasis, además, se pueden producir ilusiones ópticas, deslumbramientos y visión borrosa”.

-Medicamentos con benzodiacepinas: “A dosis bajas, estas drogas legales tienen efectos ansiolíticos, pero a dosis altas poseen efectos hipnóticos, pudiendo provocar en las personas somnolencia, confusión, mareos, sedación, dificultad en la coordinación, fatiga ocular y visión borrosa. Si se traslada a la conducción, los riesgos se multiplican”.

TEST:
Según indicaron en el Gobierno porteño en cada uno de los controles se dispondrá la presencia de un personal médico que trabajará junto con el controlador de tránsito y el personal de la policía. Los controles se harán en zonas de boliches, junto con los de alcoholemia.

– El control se realiza a través del pupilómetro, que permite detectar impedimentos para manejar. Si diera positivo, se chequeará con el dispositivo de control de saliva, que mediante un reactivo descubre la presencia de drogas. Todo el proceso demora entre 5 y 7 minutos, lo que implica una barrera a sortear si se pretende masificar este tipo de controles.
Estos sistemas tienen casi un 99% de efectividad, por eso estas pruebas son casi irrefutables.

A los conductores que den positivo les secuestrarán el auto; además, tendrán que pagar $200 a $2.000 o uno a diez días de arresto, tal como lo establece el artículo N°111 del Código de Contravenciones.

MEDICAMENTOS CON SEÑALES
“Nos parece sumamente importante, dada la gravedad del tema, que se realicen los controles de drogas en nuestro país, tal como ocurre en otras partes del mundo. Teniendo en cuenta que esta iniciativa también contempla los efectos que producen las drogas legales, desde CESVI proponemos que se agregue una señal iconográfica bien visible en las cajas de todos los medicamentos que son desaconsejables para el manejo”, señaló Marcelo Aiello, gerente de RR-II de Cesvi.

Mostrar más
Close
Close