Mercado Autos

LOS SUV DE CITROËN Y PEUGEOT

C4 AIRCROSS VS 4008: MISMA ESENCIA, DIFERENTES ESTILOS

A fines de 2013, PSA Argentina pasó a ofrecer en el país sus dos primeras opciones dentro del segmento de los SUV livianos. Lo hizo bajo sus marcas Citroën y Peugeot, que lanzaron los modelos C4 Aircross y 4008, respectivamente.

El concepto de ambos productos es el mismo, y fue desarrollado en conjunto con Mitsubishi, que tiene su propio modelo resultante del proyecto en común, el Outlander Sport o ASX, como se lo denomina en algunos mercados. Son vehículos SUV livianos, que se diferencian principalmente por su estética, alineada -en cada caso- a la marca que los comercializa.

Con diseños bien personales, tanto el C4 Aircross como el Peugeot 4008 se diferencian claramente entre sí.

El del doble chevron posee un frontal con una parrilla cromada, grandes ópticas envolventes y un paragolpes con luces de LED diurnas ubicadas en posición vertical.

La parte posterior también es bien Citroën, sobresaliendo las ópticas de doble cuerpo con formas de búmeran, lo que junto al diseño simple del portón le aporta un agradable conjunto estético. En los dos modelos, que tienen una longitud de 4.340 mm, el baúl ofrece una capacidad de 416 litros.

El Peugeot 4008, en tanto, posee una estética quizás más sobria, pero no por ello menos impactante. El conjunto frontal incluye parrilla de gran tamaño y ópticas que se unen a la misma, como también lo hace el paragolpes, que luce unas entradas de aire laterales que le aportan personalidad.

En sus laterales, el 4008 se diferencia por la tercera ventanilla con diseño propio, al mismo tiempo que la parte trasera de la carrocería también aporta su propio diseño con luces y portón específicas.

Ambos poseen un equipamiento completo en líneas generales. El Citroën cuenta con una sola versión, la Tendance, con una dotación que incluye ABS con distrubución electrónica y asistencia de emergencia, controles de estabilidad y tracción, siete airbags (frontales, laterales, de cortina y de rodillas para conductor), ganchos Isofix, asistente de arranque en pendientes, computadora de a bordo, acceso y arranque sin llave, luces de xenón y climatizador automático.

A eso se le suman el sensor de estacionamiento trasero, los asientos delanteros con calefacción, el techo panorámico de cristal, el encendido automático de luces y limpiaparabrisas, el regulador y limitador de velocidad y la radio con CD/MP3/AUX/USB/Bluetooth.

El Peugeot 4008 por su parte, posee una gama dividida en dos versiones, las Allure y Féline. La primera mantiene los elementos de seguridad -y gran parte del confort- de su primo, pero reserva para la full el acceso y arranque sin llave, las luces de xenón, las butacas eléctricas y calefaccionadas y el tapizado de cuero.

Si hablamos de las impresiones de manejo, ambos modelos se destacan por la buena calidad general percibida en el interior, que cuenta con diseño sobrio, lejos de lo visto en otros modelos de las marcas de PSA (por derivar de un Mitsubishi).

Se agradece el espacio en las plazas traseras y la eficiente motorización, que le provee agilidad tanto en ciudad como en lo veloz (llega a los 100 km/h en unos 11 segundos). A eso se le suma la suavidad de la caja CVT, la cual en modo automático no acusa paso de marchas, mientras que en el manual incluye levas al volante. La dirección es liviana y junto al acotado radio de giro brinda confort en ciudad y espacios reducidos. 

MECáNICA





Los C4 Aircross y 4008 comparten además la mecánica, que fue provista por Mitsubishi. Contiene un motor naftero de cuatro cilindros, 2,0 litros, 16 válvulas y distribución variable MIVEC, el cual entrega 150 caballos y un torque de hasta 199 Nm.

La transmisión más común de ambas gamas es una automática CVT, con sistema de variador continuo y opción manual a través de seis velocidades prefijadas. El Peugeot además ofrece una manual de cinco velocidades, que antes también estaba presente en el C4 Aircross.

La tracción 4x4, que compone la totalidad de la gama del 4008 (el de Citroën también posee una versión con tracción delantera), está a cargo de un sistema integral permanente que en el modo 4WD reparte la fuerza a las cuatro ruedas según las condiciones de adherencia del camino. Además, dispone de los modos "2WD" con tracción simple y "Lock", 4x4 con bloqueo de diferencial. 

Las suspensiones, por su parte, le permiten lograr un comportamiento seguro en la ruta, pero muestran algunas asperezas en lo desparejo. La tracción 4x4 tiene el plus de contar con bloqueo de diferencial, lo cual le suma aptitudes en el off road.
Mostrar más
Close
Close