Sábado 17 de Noviembre de 2018 | 16:08 HS.

CHERY SKIN: EL CUARTO ELEMENTO, DE PERFIL FAMILIAR

A trece años de haber comenzado la producción de vehículos, la firma china que desembarcó oficialmente en 2008 en el país, a través de Chery Socma Argentina, introdujo en julio su cuarto modelo al mercado local (Tiggo; QQ;

A trece años de haber comenzado la producción de vehículos, la firma china que desembarcó oficialmente en 2008 en el país, a través de Chery Socma Argentina, introdujo en julio su cuarto modelo al mercado local (Tiggo; QQ; Face). Este exponente nació como A3, en el centro de diseño Pininfarina.

El nuevo modelo se lo conoce con distintos nombres en los países en que se comercializa: A3, el T3, Tengo, Orinoco, Cielo y al nuestro llega como el “SKIN”.

Este vehículo con buena presencia, se introduce en el segmento C de medianos, y se comercializa en nuestro país en dos versiones, sedán y hatchback, ambos con una motorización naftera de 1.6 litros y 117 caballos, con caja manual de 5 velocidades, el mismo equipamiento y precio. Hoy en TM probamos el sedán.

El Skin, en lo que se refiere a diseño, es de estilo sobrio, y brinda una apariencia dinámica y robusta, que nos recuerda a modelos largamente conocidos.

El frente presenta ópticas dobles con forma de diamante, en la parte inferior faros antiniebla y luces de giro independientes del conjunto alojadas en el paragolpes; la parrilla dividida en dos con detalles cromados en su parte superior terminan de definir su personalidad.
Lateralmente, al Skin se lo aprecia bien “plantado”, con líneas ascendentes bien definidas, las manijas de las puertas traseras están ocultas en el marco, dándole una apariencia más deportiva. En el extremo de las baguetas de las puertas delanteras se incluye luz de giro adicional y los espejos retrovisores son de color carrocería con un detalle cromado.

Las llantas de aleación son de 16 pulgadas, con diseño de seis rayos, y un punto a favor es que el auxilio es de aleación e igual medida que el que equipa y está alojada debajo del piso del baúl.

El Skin puertas adentro no defrauda, comenzando por un generoso espacio adelante y atrás para las piernas; viene equipado con computadora de abordo, doble airbag frontal y levantavidrios con one touch para las plazas delanteras y traseras, cierre centralizado a distancia y apertura de baúl, espejos eléctricos y un buen sistema de audio con 4 parlantes MP3, CD y entrada USB.

Tiene elementos que a nuestro entender serian corregibles, como por ejemplo las mínimas posibilidades de acomodar la posición de manejo a nuestro gusto, ya que la butaca no cuenta con regulación en altura y el volante -si en altura- pero no en profundidad, los plásticos de la guantera o el portaobjetos de las puertas presentan rebabas, pedimos bluetooth, control de velocidad crucero, cierre de las puertas en movimiento automático y por qué no, ya que estamos pedigüeños, comando de audio al volante.

El instrumental es analógico casi en su totalidad, sin faltantes y de lectura simple. Los comandos son intuitivos, salvo el que opera la computadora de abordo que se haya en el tablero, y que además de no aportar gran cantidad de información, tiene números muy pequeños.


El campo visual es óptimo a través del parabrisas y hacia atrás también, porque además de contar con generosos espejos exteriores, viene provisto de sensor de estacionamiento que mide la distancia del paragolpes trasero al objeto. El baúl del Skin es óptimo, provisto de una luz interior, que indefectiblemente debemos abrirlo desde el interior o bien con la llave.

El andar es sereno, pero los 117 cv que ostenta los alcanzamos a un régimen muy elevado, por lo que les recomendamos que para los sobrepasos en ruta bajen al menos una marcha. La elasticidad del motor por ende no es su mayor virtud, pero igualmente en las pruebas que realizamos hemos logrado mejorar cifras que declara la marca, como por ejemplo en aceleración, que de 0 a 100 KM logramos un tiempo de 14,2 segundos contra los 14,8 declarados.

Las distancias de frenado son aceptables, gracias elementos de seguridad pasiva con los que viene provisto, como frenos ABS con distribución electrónica (EBD) y discos en las 4 ruedas.

Al circular por autopista, a 130 km/h, el consumo era de 12,7 Km/L, y a esa misma velocidad la insonorización es buena.

El tanque de combustible del Skin sedán al igual que su par Hatch, carga 57 litros, lo que asegura una buena autonomía viajando a velocidades permitidas

Nos parece importante resaltar que cuenta con anclajes Isofix para las sillas de los más pequeños, trabas en las puertas posteriores, pero le falta el quinto apoyacabeza y el cinturón de seguridad trasero central es abdominal.


Probar el Skin nos dejó una buena primera impresión, ya que tuvo que lidiar fundamentalmente con los prejuicios por su origen. La garantía que extiende la marca es de 3 años o 100.000Km, y el precio es su mayor virtud, por tratarse como les dijimos al principio de un vehículo del segmento C, u$s21.050.

NOTICIAS RELACIONADAS