Lanzamientos Autos

PRESENTACION DE LOS CUATRO ANILLOS

A5 y S5: AUDI REDESCUBRIO LA COUPE

Cada nueva presentación en el sofisticado segmento premium siempre es seguida con especial atención: el pócker de ases alemanes -Audi, Mercedes Benz, Porsche y BMW- marca la tendencia en diseño y nuevas tecnologías y muchas de sus innovaciones son moneda corriente –tiempo después– entre las llamadas marcas generalistas.

Ubicado, por tamaño y prestaciones entre las berlinas A4 y A6, el A5 de Audi es un coupé de cuatro plazas definidas que propone arribar al mundo de la alta performance desde un costado más elegante y sofisticado. Aquellos que busquen emociones más severas dirigirán su mirada al S5, que sobre la base de un A5 “convencional”, lleva al extremo la veta deportiva. Walter de Silva, jefe de diseño del consorcio VW, se encargó de imprimir el ADN de la marca en 4,63 metros de longitud, combinando generosas trochas con voladizos cortos y una trompa inconfundible, donde los proyectores de leds y xenón junto a la parrilla indican que se trata, de manera inequívoca, de un típico producto de la casa de Ingolstadt. Sus líneas derivan del prototipo Nuvolari presentado en el Salón de Ginebra de 2003. El parante trasero remite a un icono de la marca como fue el modelo Quattro. En síntesis: refinada musculatura que combina dinamismo y elegancia en proporciones exactas.

A la Argentina llega en una sola motorización V6 FSi (inyección directa de nafta) de 3,2 litros de cilindrada capaz de generar una potencia de 265 CV/195 kW (330 Nm de torque) que lo catapultan a 250 km/h de velocidad máxima (limitada electrónicamente) y le permiten arribar a los 100 km/h desde 0 en 6,1 segundos.

Incorpora la novedosa distribución variable AVS (Audi Valvelift System) para optimizar prestaciones y eficiencia (recorre en promedio 11,5 km con un litro de combustible). Puede elegirse entre una transmisión convencional o bien la famosa Tiptronic de uso secuencial, ambas de seis relaciones.

La tracción es integral, con un reparto, en condiciones normales, 40:60 para ambos ejes, pudiendo llegar 65% de fuerza al eje delantero y 85% al posterior. La suspensión delantera estrena un nuevo eje de cinco brazos y, al igual que en el súper deportivo A8, el diferencial se ubica delante del embrague, mientras que en el tren trasero –también de aluminio– se apela al tradicional multilink. El conjunto de soluciones permite una conducción segura y precisa. Como es lógico de esperar, las ayudas electrónicas (ABS, EBD, ESP) definen un combo donde nada queda librado al azar. Se equipa con seis bolsas de aire.

Mención aparte merece el Audi Drive Select, un plus que se agrega al paquete de opcionales y permite con una sola tecla modificar las funciones del motor, caja automática, dirección y regulación de los amortiguadores, en pos de una respuesta más serena o deportiva según el gusto del conductor. Los programas establecidos son tres: Comfort, Auto o Dynamic.

El listado de equipamiento incluye llantas de 17”; climatizador automático de tres zonas; sistema de audio Bang & Olufsen; MMI con pantalla de 6,5” (control multifunción de varias funciones); freno de estacionamiento electromecánico y luces adaptativas en curvas. Como equipo opcional se puede configurar: llave inteligente (memoriza las preferencias de cada usuario como posición de espejos y butaca, también almacena la información sobre el mantenimiento del vehículo, para descargar directamente en el service); control de velocidad crucero activo; Audi Side Assist para alertar por medio de un radar sobre la presencia de un vehículo en la zona ciega de visión mediante leds que destellan en el espejo retrovisor; Audi Lane Assist, sistema que a partir de los 65 km/h y mediante una pequeña vibración del volante avisa al conductor de cualquier cambio o salida involuntaria de carril; y conexión Bluetooth.


AUDI S5:  LA MAXIMA EXPRESION 


La letra S en el mundo Audi define las variantes más explosivas de cada categoría. El A5 no podía ser la excepción y la variante S5 tiene un futuro determinante: convertirse en el heredero natural del legendario Audi Quattro, modelo con el que la marca de los anillos introdujo, en el mundo de la alta competición, el sistema de tracción integral que le permitió arrasar en el Campeonato Mundial de Rally.
El S5 es casi un automóvil de carreras vestido para uso civil. Monta un motor V8 -también de tecnología FSi de alta presión de combustible- derivado del R8 que hace del máximo rendimiento su bandera de presentación: 354 CV (260 kW) de potencia a 7.000 rpm y 440 Nm (45,8 Kgm) de cupla motora disponibles desde las 3.500 rpm (con el 80% habilitados desde las 2.000 rpm).
Las cifras hablan a las claras de su excepcional poderío, son necesarios apenas 5,1 segundos para llegar a 100 km/h. La máxima está limitada a 250 km/h.Tales prestaciones exigen un sistema de frenos de alto rendimiento: discos de 17” con pinzas negras con el  anagrama S5, el control dinámico de estabilidad y tracción ESP tiene dos programas de desconexión e incluye la función de bloqueo de diferencial.

Las suspensiones S presentan un reglaje más estricto que le permite un tacto mucho más deportivo para aprovechar la fuerza de sus seis cambios y las bondades del sistema de tracción integral.

En el exterior los detalles distintivos son sutiles pero evidentes, guardabarros ensanchados; parrilla gris platino e inserciones de aluminio en espejos retrovisores y escapes de cuatro salidas que se repiten en el interior.            
El tablero de instrumentos y los asientos envolventes dejan en claro que se está ante una versión especial.                 
El S5 es el plus diferencial de la gama A5. Un vehículo singular predestinado a manos expertas


 

LA COMPETENCIA

En la Argentina la competencia se circunscribe al Mercedes Benz CLK 350 Elegance Automático y CLK 350 Avantgarde Automático ambos de 272 CV y u$s 90.500; BMW, por su parte, contraoferta el Serie 3 Coupé, que en su versión 325i, cuesta u$s 62.900 y dispone de 218 CV.
Mostrar más

Noticias Relacionadas

Close
Close