Alfa Romeo Audi BMW Chrysler Chery Chevrolet Citroen Dodge Fiat Ford Honda Hyundai Jaguar Jeep Kia Land Rover Mercedes Benz Mini Cooper Mitsubishi Nissan Porsche Peugeot Renault Scania Seat Subaru Suzuki Toyota Volvo Volkswagen

22.05.2009 | TIEMPOMOTOR TEST 4X4 RENAULT KOLEOS 2.5 DYNAMIQUE MT

RENAULT KOLEOS: DEBUT TRIUNFAL

data imagen
1 de 1anteriorsiguiente
Motor Nafta 2.488 cm3
Potencia 170 CV (6.000 rpm)
Consumo Medio 8,0 km/l
Velocidad Máxima (declarada) 186 km/h
Precio (versión evaluada) u$s 40.130

Off road. Citamos las cotas que definen sus aptitudes fuera del asfalto: ángulo de entrada 27º, ángulo de salida 31º, ángulo ventral 21º, altura libre o despeje 206 mm y, capacidad de vadeo, 450 mm.

EL KOLEOS LOGRA DEFINIR SU PROPIO ESTÁNDAR Y LO HACE DESDE UNA MIRADA SUPERADORA: ES MODERNO, PERSONAL Y SE UBICA COMO LO MÁS GRANADO DE LA OFERTA DEL ROMBO ACÁ Y EN EL MUNDO. ES UN VEHÍCULO DE CALIDAD “PRIMER MUNDO” Y SE NOTA. DERIVA DE MANERA DIRECTA DEL NISSAN XTRAIL Y SE OFRECE CON UN MOTOR NAFTERO DE 170 CV QUE CUMPLE PERO NO DESPEINA EMOCIONES FUERTES. INTERESANTE RELACIÓN PRECIO-PRODUCTO.


Desde hacía varios años los mercados mundiales le reclamaban a Renault presencia en el segmento de los 4x4. El último intento había sido la versión RX4 de la conocida Scénic, pero se trató más de un injerto que un desarrollo en sí. Este Koleos tardó 28 meses de desarrollo y demandó que (en su primer lustro) cicatrizara la alianza con Nissan (y Samsung). Pero en definitiva valió la pena.

El primer SUV del rombo –paradójicamente- se materializa desde tres frentes: el diseño galo de la casa de la Regie, la arquitectura y definiciones mecánicas de Nissan (precisamente del XTrail) y el proceso productivo de Renault Samsung Corea, país de donde proviene.

El ring de competidores que encuentra es profuso y variado. Quizá yendo a una definición más minuciosa podemos decir que en Argentina está más cerca de lo que ofrece un VW Tiguan, el Altea4 Freetrack de Seat o un Mitsubishi Outlander respecto, por ejemplo, de un Toyota RAV4. ¿Se define un nuevo sub-segmento entre los 4x4 urbanos que se alinean entre estos ejemplares (Honda CRV, Nissan XTrail –al cual supera claramente-, etc.) y el BMW X3 o el próximo Audi Q5? ¿Peugeot y Citroën forzarán la llegada de sus respectivos 4007 y C-Crosser? El tiempo y los mercados dirán. Sí es claro que no contar con una variante Diesel le resta poder específico.

La marca se empeña en definir al modelo como un crossover. Creemos que ese sayo le cabe a la versión 4x2. Ésta, de tracción total, se encuadra más en el concepto SUV light más tradicional, realmente no le vemos las ventajas decisivas de un monovolumen.

DISEÑO
Deben dedicársele dos miradas. En la primera vista cuesta digerirlo como un “auténtico” Renault, pero una vez que exploramos más en detalle asoman ciertas características que sólo se permite una marca donde el diseño juega un rol fundamental y que siempre ha marcado camino. Eso sí, esta vez en un formato no tradicional y con ciertos e innegables giros orientales.

En la primera vuelta de manzana nos gustó la trompa, la fluidez lateral… y, después de un rato, la personal cola. Como esas chicas en las que ciertas características físicas descollan por sobre otras y se llevan las miradas iniciales, en el Koleos llama la atención la altura –se corrobora luego en el puesto de conducción) y el volumen, a pesar de no ser un 4x4 muy largo: la plataforma C de la alianza (transformada en C4x4 por Nissan) se llevó en este caso hasta los cuatro metros y medio de extensión total.

En el interior se privilegia la elegancia, el espacio y la luz, motivos decisivos para cumplir con felicidad cualquier desplazamiento. La curvatura marcada del techo ya veremos cómo incide en la habitabilidad trasera y capacidad de baúl, pero es el precio a pagar. Para finalizar: seduzca -más o menos- es una fiel interpretación de lo que Renault entiende por 4x4 en este segmento. Marca su propio camino y es fiel a los postulados del rombo.

SEGURIDAD
Revisando el listado luce acorde a su precio y segmento, sea la mirada puesta en las ayudas electrónicas (ABS; ayuda de frenada de emergencia, EBD, ESP) o en la cantidad de airbags e Isofix (seis y dos respectivamente); los cinturones inerciales al igual que los apoyacabezas son cinco, como debe ser. Como es en Europa y no acá. En el debe, sólo desentona la falta de xenón; la presencia o no de lavafaros nunca nos movió la aguja en ese sentido.

A la hora de aplicar los frenos, responde con soltura y solvencia. Sólo pide acostumbrarse a la dosificación del pedal que –depende el tacto particular de cada uno- exige un poco más de vehemencia para certificar en metros sobre el asfalto un buen resultado.

Las luces (con sensor de encendido automático) responden a la tradición de potencia y efectividad de la casa francesa y respecto a los limpiaparabrisas (también con sensor) nos quedamos con ganas de probarlos con lluvia intensa: el “otoño-veranito” porteño viene bastante seco.

Mención especial para la obtención de cinco estrellas en las pruebas de choque de EuroNCAP (EE.UU.); el Koleos es el décimo primer Renault en conseguir dicha marca.

CONFORT
El Koleos puede resumirse como un vehículo muy funcional desde el manejo del espacio, donde la cuota de goce para sus ocupantes se lleva una parte importante de la dote de equipamiento. Las practicidad de soluciones e inteligencia para generar espacios para llevar objetos sorprende. Esta versión cuenta con los gadgets que marcan la diferencia y seducen al público que tiene que sacar 40 mil de los verdes para tenerlo en el garage como la apertura sin llave, con tarjeta inteligente; arranque con botón (súper cool) y doble techo traslúcido -el trasero fijo- con cortina.

Después, dentro de la ortodoxia, no acusa faltantes escandalosos. Un rápido repaso permite saber que contamos con doble climatizador; excelente equipo de audio con MP3; carga de seis discos y toma de iPod (siete altavoces y un sub-woofer); guantera refrigerada; cortinas laterales.
Pero amigos siempre hay una columna de Debe al que nuestra excéntrica lupa nunca deja con el casillero vacío: para que este Koleos nos “cierre” de mejor manera debería incorporar de serie sistema Bluetooh de telefonía de manos libres y la gestión de mandos por voz.

Buen rendimiento registró el climatizador de dos vías (con las salidas traseras en los pilares B y un forzador de velocidad diferenciado ubicado entre las butacas delanteras). ¿Un faltante que nunca extrañamos?: la calefacción de los asientos.

La insonoridad mecánica es correcta –le juega en contra que el motor siempre exige llevarlo en vueltas para tener buena respuestas-, y el viento genera en ruta algunas turbulencias en la barras del techo. La calidad que se logra a bordo es meritoria.

POSICION DE MANEJO/ HABITABILIDAD/ BAUL
Si hubiera que definir la postura de conducción en términos exactos y rigurosos sería un problema: queda a mitad de camino entre un monovolumen y un 4x4. Es decididamente alta y erguida –un poco “obligada” también, porque la trompa es alta- y la visión no es comprometida en los sectores frontales, los espejos son generosos y atrás, sí, se limita un poco por el remate de la luneta.

La butaca es muy cómoda y con mejor retención lateral en el cojín que en la espalda; el matrimonio volante-palanca de cambios es perfecto y permite un handling casi deportivo. Notas meritorias también para la accesibilidad.

Metro en mano, cuando nos disponemos a medirlo, queda claro que es mucho más generoso para con los pasajeros de adelante que con los posteriores. Conductor y acompañante gozarán de buena profundidad para las extremidades inferiores y cotas lógicas en lo respectivo al ancho y altura libre de cabeza.

En el sector trasero, la comodidad es manifiesta (…y hasta ahí nomás, ya que el espacio para las piernas es acotado) si viajan dos personas; si hay que transportar a un tercer ocupante, lidiará además, con un respaldo poco amigable. En pocas palabras: bien adelante, más reducido atrás; extraña la diferencia de la Captiva de Chevrolet, la posibilidad de sumar dos plazas en el sector de cargas.

El sector del baúl (de excelente presentación, casi germana ver Tips) es apropiado, pero a este segmento –dada la clara orientación familiar- siempre solemos pedirle un poco más. La caída del techo le quita algo de espacio superior. Se anota dos goles de media cancha con el sistema de plegado de los asientos (“Easy-break” con tecla en el marco del portón) que elimina cualquier movimiento y esfuerzo y la doble apertura del portón por mitades: ideal cuando hay que tirar un bolso o compras escuetas y diarias del súper y no hay espacio para desplegar la distancia que necesita un sistema tradicional.

Cerramos con dos incomodidades: los asientos traseros no deslizan y el piso del baúl tiene un acceso que queda alto. En su defensa puede esgrimirse que aloja un neumático convencional y que queda a reguardo del robo. Se hace lugar a la apelación.

TERMINACION/ INSTRUMENTAL
Espacio es donde el modelo marca diferencias de sus rivales y se acerca, con autoridad, a los exponentes Premium inmediatamente superiores. En el nivel de un Laguna, resulta evidente o que pertenece a una categoría superior dentro de la misma marca (ni habar frente a lo conocido como “regional” de estos lares). Materiales sobrios y calificados, matricería plástica muy esmerada y una plancha frontal en material blando que asegura la mejor presentación y ausencia total de ruidos por más que pasen los años.

En estos polivalentes multifuncionales es imposible que no surja algún grillito en nuestros porteños empedrados… pasa hasta con el ML de Mercedes-Benz; en sí es un problema nuestro y no de los ingenieros franceses.

Cerrando el sub segmento “terminación” diremos que fue un gusto encontrarnos, después de tanto, con un Renault decididamente “distinto” y superior. En Europa para competir no hay margen de abaratamiento…

El tablero –junto a los comandos y controles en general- destila simpleza, elegancia y economía de desplazamientos para ambas manos: todo está en su lugar y cerquita. La legibilidad está garantizada de noche y de día un poco por los caracteres claros y el diseño limpio y otro poco por la clásica –y descansada- iluminación de tonalidad anaranjada a lo que nos tiene acostumbrados la marca.

Los comandos de la doble se reúnen en la consola central y sobre la izquierda, más alejados, se alienan el mute para los sensores de estacionamiento (obligan a prestar atención ya que no “pisan” el sonido del equipo de audio), la regulación de altura de luces,
el reóstato del tablero y la desconexión del ESP. En definitiva elementos que se usan muy de vez en cuando y que no penaliza el hecho de no tenerlos a mano todo el tiempo.

COMPORTAMIENTO CIUDAD

En los primeros kilómetros metropolitanos, nuestro MP3 registró a viva voz: excesiva asistencia de la dirección, buen “filtrado” del mundo exterior (ruidos y pozos) y delicadísimo –pero no por ello menos preciso- comando de caja.

El motor es el mismo que el que manejamos en el XTrail (en aquél caso con la caja automática de relaciones variables): un impulsor que se siente más cómodo a partir de las 3.500 rpm; los registros de potencia y par motor se dan en notas muy altas y obliga a aprovechar en todo momentos las correctas relaciones de caja.

El rendimiento motriz puede catalogarse de suave y progresivo pero no brillante en consumo, marca diferencias sensibles en el surtidor si no se lo lleva con dulzura. Las definiciones ya enunciadas obligan a llevar el cambio justo, la elasticidad en términos ciudadanos (la famosa: doblar en una esquina sin necesidad de bajar a segunda y sin que se queje) fue mejor que la esperada.

Se mueve con facilidad y soltura –recordemos que no es un aparato muy grande- en un marco de gran confort, donde los trenes de rodaje aportan lo suyo. A la hora de estacionar los sensores nos ponen a resguardo de “toquecitos”.

COMPORTAMIENTO AUTOPISTA
Desde la dinámica hubiésemos preferido un tacto más severo (duro) de amortiguación. En los segmentos Comportamiento Ciudad y Off Road la extensa carrera de los amortiguadores y una suspensión suave son beneficios; en ruta no.

Dejemos establecido de manera clara que no compromete la estabilidad direccional ni el apoyo de los neumáticos, pero las inclinaciones de la carrocería son marcadas. Insistimos las ruedas van por donde manda el volante… pero la inercia nos inclina la cabezota; si se permite la asociación (en sentido de figuración), casi como que responde más parecido a un Scénic que a un Mégane. Al conductor promedio con familia a bordo en plan vacaciones no lo afecta.

El motor, continua con la suave cadencia y progresividad demostrada en los desplazamientos ciudadanos; creemos que le caería mejor un poco más de temperamento (después de todo se trata de 2,5 litros de cubicaje que no es poco). La autonomía compensa un tanque generoso con un rendimiento por kilómetro “estándar”; se renueva la mención de la necesidad de “rienda corta” para buenos reprises o aceleraciones y es se paga en el consumo; a 130 km/h en sexta velocidad viene girando a 3.400 rpm.

Cuando nos excedemos con la dosis de adrenalina, el ESP nos pone en vereda rápidamente; el sistema de dirección se endurece un poco y permite mantener cierta sensibilidad, igualmente siempre preferimos las “durezas” en estas circunstancias.

COMPORTAMIENTO OFF ROAD
Un ítem particularmente sensible cuando estamos entre los 4x4 diet. ¿Hasta dónde exigir? Particularmente tomamos una referencia clara (y arbitraria, je) no vamos a ser tan necios de pedirle las mismas prestaciones fuoripista que un Defender… pero si lo venden como 4x4 tiene que demostrarlo también. Y esas cosas se ven en el terreno.

El Renault Koleos resultó, en este sentido, una grata sorpresa: aceptando las limitaciones de la especie (bajar a la playa pero mirar con respeto los médanos o llegar hasta el centro de esquí sin meternos por senderos muy rotos) permite aventurarnos con relativa confianza. ¿Por qué lo de relativa?: cuenta con buen perfil de neumáticos (60) como parar circular sin temor a romper ningún zapato pero el dibujo de la banda de rodamiento está más para la Av. Gorlero de Punta del Este que para el barro chirle; el despeje es muy bueno pero carece de las mínimas protecciones en la zona inferior y obliga a redoblar la mirada ante piedras, ramas, etc.

El sistema de tracción (clona el conocido y probado en la XTrail) ofrece un combo sensato para lo que es el vehículo: ningún 4x4 de este tipo ofrece baja o reductora (todavía nadie inventó la forma de disponerla en mecánicas transversales), y suma un control de descensos y ayuda de arranque en pendientes. Absolutamente lógico y racional.

Particularmente el sistema All Mode 4x4 permite circular en 4x2 (tracción delantera), Auto (reparto proporcional según la circunstancias) y 4x4 Lock (donde distribuye 50/50 sólo hasta velocidades muy limitadas -40 km/h-… sino pasa a Auto de manera unilateral). En Auto el arranque se da en tracción total, después que comprueba que no es necesario tracción en ambos ejes -y una vez superados los 40 km/h- queda actuando como una tracción delantera hasta que la falta de grip determine una nueva intervención.

La ventaja es que el conductor se olvida de tener que meter manos en el sistema de tracción ya que el vehículo resuelve solo y la contra, precisamente, es también esa: se limita el radio de acción y muchas veces se encaran huellones traicioneros esperando que el sistema sea rápido y eficaz.

El acople del segundo eje posterior se materializa a través de una gestión electrónica que acciona mecánicamente el embrague multidisco. El reaccionar ante estímulos eléctricos le permite ganar cierta inmediatez y no tener que esperar excesivos y molestos patinamientos para contar con la doble tracción on line.
En el terreno mismo es un aparato divertido, donde se valora el despeje y buen recorrido de los amortiguadores que le permiten pasar con cierta holgura donde otros rascan los plásticos (igualmente el silenciador y la sección inferior del paragolpes trasero quedan expuestas) y en los cruces de puente –si se lo sabe llevar- hasta puede darse lujitos con la ayuda del ESP que evita fugas de movimiento. La carrocería, en ejercicios de plena torsión con dos ruedas en el aire, no mostró quejidos evidentes; como es de esperar en situaciones complicadas el límite lo ponen las suspensiones, el caucho y el embrague.

En particular el HDC para descender con control pendientes marcadas actuó sólo como ayuda: se sabe que estos sistemas nunca pueden suplantar la retención que ofrece una primera reductora. Pero, seamos justos, es bueno al menos contar con una asistencia para estos casos. Funciona únicamente en primera marcha y hasta los 7 km/h. La ayuda en pendientes (casos iguales o superiores al 10% y hasta tres segundos) permite retener al vehículo sin necesidad de pisar el pedal de freno.

Dadas las aceptables condiciones camperas se extraña la presencia de, al menos, una brújula, no pedimos altímetro ni inclinómetro. El detalle incómodo: si circulamos por caminos de barro mucha atención al bajar ya que los pantalones (sector botamangas) quedan muy expuestos. No vendría mal un “estribo aerodinámico” como el del X3 de BMW.

PRECIO

Un rubro donde el Koleos saca pecho: ofrece garantía de tres años o 100.000 km, los productos de la marca gozan –salvo raras excepciones- de buena vejez comercial… y el precio elegido por Renault para posicionarlo es muy inteligente.

En la compulsa con los rivales directos deben tenerse en cuenta principalmente potencia y equipamiento; el segmento está con muy buenos exponentes (y saldos de temporada…). El Expression (4x2) se vende a u$s30.900 si no te interesa la doble tracción, es “la” opción más inteligente. Pierde un poco de equipamiento pero desde el exterior es idéntico; este Dynamique Manual se ubica en u$s40.130 y el mismo, pero con la caja automática variable -de seis marchas también- a 44.700 dólares.
 

TiempoMotor Test

 
       
  Velocidad máxima (declarada) 190 km/h  
       
  Aceleraciones    
  0-100 km/h 9,75 seg.  
  0-400 metros 16,9 seg.  
       
  Recuperaciones    
  80-120 km/h en 4ª 9,22 seg.  
  80-120 km/h en 5ª 12,60 seg.  
  80-120 km/h en 6ª 16,07 seg.  
       
  Frenada    
 
  100-0 km/h 43,2 m  
       
  Consumo/Autonomía    
  A 130 km/h 8,7 km/l 565 km  
  Ciclo urbano 7,5 km/l 487 km  
  Mixto ciudad/ruta 8,0 km/l 520 km  
       
  Error velocímetro Promedio 3,1 %  
       

VIDEO RELACIONADO

PUBLICIDAD: RENAULT KOLEOS

Ampliar video

ALZAS

  • PRESENTACION INTERIOR
  • POSICION DE MANEJO
  • DESEMPEÑO PROMEDIO
  • RELACION PRECIO-PRODUCTO-EQUIPAMIENTO
  • GARANTIA
  •  

BAJAS

  • ELASTICIDAD MOTRIZ
  • PROTECCIONES INFERIORES
  • CONSUMO PROMEDIO
  • AUSENCIA DE DIESEL ENLA GAMA
  • FALTA BLUETOOTH
     

TIPS

Decime cuál, cuál, cuál es tu nombre.
Sin info oficial al respecto nos remitiremos a lo más centrado acerca del vocablo griego que da nombre a este 4x4: proviene del sustantivo heleno koleos, -que significa en castellano vaina, estuche, lugar que sirve para guardar. En castellano con esta etimología también se da nombre a los coleópteros, categoría de insectos voladores. Nos quedamos con la primera.

Guantes de box. Tratamiento top para la generosísima guantera capaz de dar cabida a 15 litros y que suma la posibilidad de refrigerarla. Tiene tarjetero, luz… pero no cerradura.

Pa’la foto. Nos gustó la presentación del motor, con material insonorizante y capucha plástica. Sería bueno que abandonara la superada varilla e incorpore para su apertura dos amortiguadores más acordes con la categoría del vehículo.

Gordos. La tapa inferior del baúl permite que cualquiera de los muchachos de “100% Lucha” desarrollen sus matchs. Aguanta 200 kg sin chistar.

Más lugar. Bajo el piso de las plazas traseras se ubican dos prácticos baúles: por debajo del cojín del acompañante también hace su aparición un útil cajón.

Seguimos con los nombres. En Corea y bajo la marca Samsung se comercializa con el nombre de QM5; bajo el logo del rombo se vende en más de 40 países.

… y por si el espacio fuera poco. En el baúl, los volúmenes que se disponen bajo la superficie de carga -precisamente en el sector donde prolijamente se almacena el criquet, los ganchos de remolques, el sistema para destrabar el freno de mano eléctrico, etc.- suman interesantes 28 litros de capacidad. Si sumamos todos los espacios disponibles en el habitáculo contamos con 70 litros de espacio para aprovechar.

Ufa. Detalle impráctico: desde la llave (mejor dicho tarjeta) no se pueden abrir o cerrar las ventanillas. Si te olvidaste, a subir de nuevo y “dar” contacto. Incómodo para su categoría.

Dos que nos gustan. Entre los detalles destacamos el deshielador de espejos exteriores y el chequeo de presión de neumáticos.

(A) Probado. Un total de 1.750.000 km se recorrieron en fase de prueba. Para probar el Koleos en climas fríos viajaron hasta a Japón (isla de Hokkaïdo), mientras que los ensayos de calor extremo se cumplimentaron en Australia y España.

A ponerla. La etapa de estudio previa al lanzamiento insumió a la Alianza una erogación de 192 millones de euros, otros 178 millones (también de euros) se fueron a manos de inversiones industriales (50% en la planta de Busan, corea y 50% para proveedores de autopartes específicas) y 21 millones de euros en el comienzo de producción.

De colores. Las tonalidades que se disponen para el mercado vernáculo son: Sporty Silver, Grey y Metallic Black-

Enchúfate. Tiene dos tomas de 12v para accesorios (muy importante en estos familiares) una en la guantera central y otra en el baúl.

Niños a la vista. Para tener a todos a la vista cuenta con espejito cóncavo interno de dos posiciones… que a veces resume en un solo golpe de vista lo que pasa atrás y a la derecha en el exterior suplantando la mirada al retrovisor derecho y el interno del habitáculo (foto cromático).

Dos traseras. Husmeando el baúl nos llamaron la atención dos detalles: la gran potencia del equipo de audio que se acomoda dentro del neumático de repuesto (idéntico a los cuatro titulares) y la bolsita de la balizas… con el logo de Nissan.

Equipment. Particularmente el acabado Dynamique que probamos le suma al habitual del Expression –entre otros- los siguientes puntos: sensor de luz y lluvia, barras de techo, ESP, sistema All Mode 4x4 (HDC), detalles de aluminio en el interior, climatizador bi-zona, freno de estacionamiento eléctrico, asientos delanteros con comando eléctrico, asientos traseros “Easy Break”, mesas plegables, volante y palanca de cambios revestidos en cuero, techo panorámico, audio Bose, cortinas en ventanillas traseras, sensor de estacionamiento delantero y trasero y tapizado de cuero.

Mesita. El asiento del acompañante es rebatible y permite bien usarlo de apoyo o para aprovechar cargar cosas muuuuuuuuuuy largas.

Más espacio. Los porta mapas delanteros si bien no son profundos se muestran generosos; si además descubrimos -y sumamos- sendas guanteritas que se esconden en los apoya brazos delanteros tenemos con que nada puede ir suelto. No hay excusa.


COMENTARIOS (3)


Palacio Gonzalo | 08-11-2010 | 15:40

Hola, soy usuario de una Koleos 2010 Dynamique y si apretas la tarjeta por mas de 2 segundos las ventanas se cierran, no es necesario dar contacto otra vez, y otro punto es que el bluetooth es de serie.


Barreiro Pablo | 14-11-2009 | 09:56

Había necesidad de que Renault Francia muestra a lo que fue la piedra fundacional de todos los Renault, es decir el Renault 4, atascada en el barro con las muestras que hay de su e´spíritu Off Road, además la Koleos es una 4x4 no una de auxilio, la podían mostrar haciendo off road, no sacando un auto del barro. Muy bueno el producto pero la publicidad....mmmmm. los felicito por la página

Respuesta de T.M.:

Gracias Pablo,! Que muchachos discutidos los directores crativos/publicistas de las agencias.... no es ni serà el primer caso... je
Saludos


Para poder dejar un comentario, debera estar registrado en TiempoMotor.