Alfa Romeo Audi BMW Chrysler Chery Chevrolet Citroen Dodge Fiat Ford Honda Hyundai Jaguar Jeep Kia Land Rover Mercedes Benz Mini Cooper Mitsubishi Nissan Porsche Peugeot Renault Scania Seat Subaru Suzuki Toyota Volvo Volkswagen

06.02.2009 | TIEMPOMOTOR TEST 4X4 HYUNDAI SANTA FE

HYUNDAI SANTA FE GLS V6 (7 asientos). LA AVANZADA DE ORIENTE SE MULTIPLICA

data imagen
1 de 1anteriorsiguiente
Motor V6 Naftero 2.656 cm3
Potencia 189 CV (6.000 rpm)
Consumo Medio 9,0 km/l
Velocidad Máxima (declarada) 179 km/h
Precio (versión evaluada) u$s 42.000

. Cotas. Si bien es un 4x4 encuadrado dentro de los “light”, no está de más saber los ángulos característicos que lo definen y que muchas veces marcan la diferencia entre pasar o no. Acá van: ángulo de entrada 25,6º; de salida 22,9º; ventral o paso de cresta 18,4º; profundidad de vadeo 500 mm y altura libre del suelo 201 mm.

ATENTO A LOS NUEVOS IMPUESTOS QUE CASTIGAN A LOS DIESEL Y A LA MERMA QUE REGISTRAN LOS PATENTAMIENTOS DE ESAS MOTORIZACIONES, EL IMPORTADOR LOCAL DE HYUNDAI INCORPORA A SU PORTFOLIO UNA MOTORIZACION V6 NAFTERA DE 189 CV DE ESPIRITU MAS PROGRESIVO QUE SPORT. UN SUV “LIGHT”, MODERNO Y EFICAZ, QUE CONSERVA ATRIBUTOS CONOCIDOS Y BRILLA POR SEGURIDAD.


El reconocimiento que vienen cosechando, sobre todo en la última década, las marcas coreanas no es un fenómeno privativo del mercado vernáculo: la mejora constante de sus productos y de los procesos de fabricación (acompañados por garantías que son verdaderas muestras de confianza) se traducen en ventas que –en comparación directa con otros fabricantes- siguen consolidándose.

Hyundai no escapa a este fenómeno y el Santa Fe es una clara muestra de ello. La buena performance de ventas se corresponde con un público que ya perdió el estigma de auto “coreano” (en la marca prefieren decir oriental); al contrario, el “made in” pasa a ser una virtud.

Estamos ante un SUV moderno y atractivo, del tipo urbano o “light” que en Europa las revistas especializadas no dudan en comparar con modelos mucho más caros y con mayor pedigree.
Hasta hace poco, la oferta se limitaba a una celebrada variante Diesel de 150 CV de muy buen desempeño y críticas en la prensa especializada. Ahora llega una versión naftera, también esperada: se trata de un V6 de 2,7 litros de cilindrada y 189 CV dispuesta a conquistar otra porción de mercado, que aprecia las sensaciones en detrimento del costo por kilómetro.

Sometimos a la unidad de marras a las exigencias propias para las que fue pensado: un uso mayoritario en ciudad y autopista y algunas salidas off road o 4x4 que requieren conocimiento previo del terreno: no tiene baja (sólo se bloquea la doble a baja velocidad) y las suspensiones y los neumáticos no permiten sortear situaciones muy complicadas. Si lo tuyo es el barro, la nieve o la arena sobre pistas en buen estado, es un aparato para tener en cuenta.

DISEÑO
Es un SUV que verdaderamente luce muy bien plantado, con un estilo moderno y balanceado, armónico; desde la trompa donde acentúa rasgos orientales e impone presencia, un perfil muy suave que fluye sin controversias o contradicciones mayores, y una cola o remate posterior que recuerda ciertos visos teutones (nos “molesta” la manija del portón, sería una resolución más feliz integrarla y que no quede tan a la vista). Lindas llantas de tinte deportivo, buen despeje y neumáticos de medida generosa, lo que suma siempre en el concepto visual general. ¿Si nos gusta? Sí. Resume un estilo deportivo sin perder familiaridad.

A la hora de completar las fichas de TM, números en mano, nos sorprendió corroborar que mide casi tanto como los pesados alemanes (está a 10 cm de un Clase M). El porte es importante y transmite solidez y temperamento, elementos que en los 4x4 adquieren otra dimensión e importancia.

El interior es consecuente y conserva la elegancia y distinción: líneas depuradas, simples y convencionales. Suma mucho más de noche en virtud de la iluminación elegida.

SEGURIDAD
Hyundai desde hace rato se preocupa con hechos por el tema de la seguridad y en ese sentido balizó el camino a varios, incluso frente a vehículos más caros. Esta versión GLS tiene todo lo que racionalmente se puede exigir… y más: airbags para todos, ABS, EBD, ESP y TCS, apoyacabezas activos, ganchos Isofix, antiniebla por dos, cierre automático de puertas, siete cinturones inerciales y apoyacabezas. Más de un full lo mira con envidia. Vale destacar que obtuvo el máximo galardón que entrega la Asociación de Autopistas de EE.UU. (evalúa desempeño en los choques y equipamiento de seguridad) consiguiendo una puntuación de 5 estrellas.

El sistema de frenos responde acertadamente, en distancias totalmente acordes a su categoría, si bien la cola –de acuerdo a la circunstancia del terreno- a veces se torna un poco movediza hasta la entrada en acción del EBD que pone las cosas en lugar. El antibloqueo ABS actúa si es necesario y no tiene tendencia a “accionar por las dudas”. Mejor así.

Luces a tono -sin ser de xenón- y buen trabajo de los limpiaparabrisas.

CONFORT
Si tenemos en cuenta que no estamos ante un full-full (en rápido sobrevuelo apuntamos lo que pierde: techo corredizo, suspensión autonivelante, spoiler trasero, espejo interior fotosensible, tapizado de cuero, espejos calefaccionados, butaca eléctrica, sensor de lluvia y de estacionamiento y climatizador bizona) y que privilegia por sobre todo la relación precio-producto sin resignar seguridad, igual es merecedor de buena puntuación.

En su haber, el listado es satisfactorio y se lleva porotos gordos por la dedicación a la segunda y tercera fila de asientos con tomas de 12v, guanteras y posavasos, incluso cuenta con salidas de aire independientes y forzador ad hoc. A nivel confort se luce con una lograda aislación aero-mecánica, y comulga con soluciones inteligentes: desde la tapicería textil con un tramado que permite que el cuerpo respire, las tomas auxiliares para iPod y USB, hasta los pequeños detalles como todos los portaobjetos forrados para no “despertar” a monedas y llaves que indican una preocupación seria al respecto.

Las luces de lectura traseras son “como deben ser”: iluminan direccionalmente (tipo avión), separadas del plafón principal y sin molestar al conductor. Profusión de guanteras, portalentes, bolsillos y portaobjetos por doquier dejan sin excusas a los desprolijos.

Nos parece que por precio (y necesidad) podría incorporar ayuda de estacionamiento trasero, un –moderado- menú de personalización y alarma de luces encendidas y olvido de llaves. Nos despedimos del rubro con una buena: nos encantó el sistema de apertura de capot apoyado en sendos amortiguadores.

POSICION DE MANEJO/ HABITABILIDAD/ BAUL
Tiene algunos “vicios” propios de los vehículos de doble tracción: la butaca, aún en la regulación más baja deja al conductor en una posición, por lo menos, expectante (¿marketing para mujeres?), la sujeción lateral en la zona de la espalda es mejorable –sin embargo el apoyo lumbar “llega”- y registra una correcta visibilidad en 360º… siempre y cuando no despleguemos las siete plazas.

Las butacas tienen reglajes manuales (no somos fundamentalistas de los asientos eléctricos, preferimos otros equipamientos que se utilizan a diario) y el volante, de agradable tacto y grosor, se puede ajustar en altura y profundidad. Dicho en castizo antiguo: todos –con más o menos tiempo- encuentran su lugar en el mundo.

Los comandos principales están a mano y responden a los principios básicos de intuición para su operación. No hay nada raro que obligue ir al manual. Igual, por “norma de la casa” siempre lo leemos de la A a la Z.

La segunda fila se reclina (no desliza) y se respira un espacio generoso y agradable, sólo el ocupante central se incomoda por la intrusión -en el espacio destinado a las piernas- de la consola central que viene de los asientos delanteros y por un respaldo un poco rígido. El último set de asientos, por su parte, tiene un acceso bastante difícil pero si no se utiliza, se guarda con suma facilidad y queda plegado al ras del piso tipo Flex de GM, por lejos (a pesar de “comer” litros al baúl) la mejor opción. Como manda la cátedra y se acepta, estas plazas se reservan a chicos de “hasta” contextura media.

El espacio destinado a la carga es de buenas proporciones. Nadie en su sano juicio y midiendo un Santa Fe puede exigir llevar siete personas y que quede mucho resto para las valijas. Con cinco plazas tiene un correcto uso del baúl, con siete… si se va de vacaciones cárguelo a Rabbione. Por el sistema de plegado de asiento, el acceso al plano de carga queda un poco alto (además debe montar debajo el neumático de repuesto).

Merece destacarse la prolija presentación (alfombre y cubre alfombras) y la adopción de una red elástica, siempre bienvenida. Al disponer de siete plazas resigna la cortina cubre equipaje, bueh, todo no se puede. Para el pasaje a la final sólo le faltó apertura diferenciada de luneta (el portón es un poco pesado).

TERMINACION/ INSTRUMENTAL
Hace honor a la buena industria oriental: buenos encastres y materiales esmerados para su género, le ayudan a puntuar bien, con resto. A la par de los mejores japoneses de la categoría y mejor que lo último que vimos en marcas reconocidas como Jeep, por citar un caso; con un particular tratamiento interior, siempre dentro de la simpleza de líneas. Incluso le “toleramos” apliques símil madera, que al ser de color oscuro se adecuan mejor y maridan bien con aquellos similares al aluminio. Los plásticos son duros pero de buen tacto y vista, y pinta de generar pocos ruidos parásitos. 

El tablero en sí, es de sencilla concepción y rápida lectura, incorpora computadora de a bordo de funciones básicas. Todo el interior de noche se jerarquiza con un potente luz azul- turquesa que le queda realmente bien –inclusive hasta los posavasos de la consola central están iluminados-; el ambiente blue cool gana en calidez y claridad.

La costura de la tapicería, la modularidad y precisión con que se mueven los asientos de la segunda y tercera fila, los finales de la moquette, el trabajo (en tres materiales) de las contrapuertas o el tratamiento de burletes de goma, son detalles que reafirman el concepto general de calidad.

COMPORTAMIENTO CIUDAD
La curva de par no es extremadamente plana (al menos comparados con otros V6) y la mejor música se ubica en la cresta entre las 3.500 y 4.500 vueltas; la máxima expresión de potencia se da en los arrabales de las 6.000 rpm.

En el tránsito denso se mueve con dulzura, como sobrando. La caja es de recorrido corto y con una segura inserción de los cambios, con casilleros “seguros”, bien definidos. En el plano motriz seremos sinceros: esperábamos un poco más tratándose de un V6, como que “nos agarraba de las solapas y nos arrastraba por los pasillos”, pero la relación CV/Litro no es para alquilar balcones y hace que le falte explosión o punch. Tiene otro carácter, ni peor ni mejor: distinto y es claro que está más cómodo en la progresión que en la estampida. Lo suyo pasa por privilegiar la suavidad por sobre la aceleraciones fulgurantes. Los 189 CV no son pocos, pero hay mejores en su especie.

Para acercarnos a las cifras que entrega Hyundai como homologadas hubo que llevarlo con mucha dulzura y dedicación; aprovechando el torque en cambios altos. Si nos gusta el rugir del V6 allá adelante se debe responder con solvencia monetaria: es glotón.

La puesta a punto de las suspensiones permite un tránsito confortable y seguro (parte de su encanto es que no resigna suavidad, pero tampoco pierde firmeza) y encontramos buen tacto tanto en el freno como la dirección, elementos que -en su conjunto- permiten tenerlo como aliado en la metrópoli y poder usarlo para ir a trabajar a diario con total naturalidad.

COMPORTAMIENTO AUTOPISTA
Es un multipropósito destinado a viajar en familia. Cuando tomamos la autopista se siente a sus anchas y parece que todo fuera puesto a punto para esta situación: suspensión cómoda pero firme, motor que a velocidades legales gira muy descansado (3.600 rpm a 130 km/h y un litro para cubrir 10/11 km), correcta insonorización y balanceos apenas marcados.

Al calzar un caucho pensado casi en exclusividad para el asfalto, es allí donde entrega los mejores sabores. Contar con ejes independientes en ambos trenes de rodaje asegura certeza en el apoyo y fidelidad en la dirección; para un viaje placentero sólo restar ajustar el timming del voleo del V6 para no quedar cortos ni largos en los sobre pasos… ni caer en los consumos de un Boeing. Si se buscan emociones de un calibre superior, el motor exige llegar, por lo menos, hasta las 3.800 rpm. Insistimos: lo suyo pasa por la suavidad y no por el temperamento bruto.

COMPORTAMIENTO OFF ROAD
Se sabe que el hecho de contar o no con reductora (baja) es el “cruce del Rubicón” para los 4x4; es también sabido, que de momento, resulta imposible –técnicamente– montar una caja de transferencia en un motor transversal. A partir de allí, sumados los neumáticos con que se equipa de fábrica y los recorridos de suspensiones, son pocas las excursiones que podemos encarar con confianza fuera del asfalto.

Su metiê son las pistas firmes o caminos de baja adherencia pero que no estén rotos: los pozos se sienten y la capacidad de absorción es limitada; sin embargo –con inercia- se las arregla para ofrecer armas nobles. El generoso par motor y la potencia de su impulsor ameritan llevarlo casi, casi, regulando.

En condiciones normales se comporta como un tracción delantera. El reparto de tracción es del tipo electrónico (Torque on Demand, torque según demanda de adherencia), ergo: aplica la potencia que va necesitando cada eje en particular y permite bloquearlos hasta el 50%; la tecla “lock” en el tablero permite dejarlo en esa situación pero muy limitadamente, sólo hasta los 40 km/h. En cuanto se acelera vuelve al modo Automático.

Pedirle accesos a lugares complicados es desnaturalizarlo… y posiblemente romperlo: las protecciones inferiores merecen una segunda repasada más concienzuda si vamos de tropelías. No le caería mal, por cierto, un control de descensos para mitigar una primera marcha que no es muy corta y retiene muy poco en “caídas” pronunciadas. Al quitar el ESP las ruedas patinan un poco más y permite moverlo de situaciones de circunstanciales atascos.

PRECIO
Si nos ceñimos al espíritu y letra del reglamento -medidas, potencia, cantidad de plazas- casi no tiene rivales a la vista. Tomando un dólar a $3,50 el valor de este Hyundai orilla los $147.000 y puede medirse como opción intermedia o pivote entre el Chevrolet Captiva (motor naftero de cuatro cilindros y 138 CV a $122.900) y el Dodge Journey por ejemplo (resignado a tracción 4x2 y con menos nivel de calidad interior), que en su versión RT de seis cilindros en V y 193 CV aparece a casi $121.000. A partir de allí, para arriba o para abajo, lejos o cerca, hay muchas opciones, ¿ejemplos? Kia Sorento V6 Naftero (266 CV, automático) de cinco plazas a $167.750.
Son puntos a favor: la amplitud de gama (nafta y Diesel, cinco y siete plaza, dos transmisiones e igual cantidad de acabados), el valor de reventa -que va en franca mejora en relación directa con la consolidación de la marca- y la garantía propia de orientales.

Si las siete plazas, una mecánica V6 alimentada a súper y la doble tracción son prioritarias, la mesa no tiene más comensales.
 

TiempoMotor Test

 
       
  Velocidad máxima (declarada) 179 km/h  
       
  Aceleraciones    
  0-100 km/h 12,3 seg.  
  0-400 metros 20,4 seg.  
       
  Recuperaciones    
  80-120 km/h en 4ª 10,1 seg.  
  80-120 km/h en 5ª 13,5 seg.  
  80-120 km/h en 6ª  
       
  Frenada    
 
  100-0 km/h 40,5 m  
       
  Consumo/Autonomía    
  A 130 km/h 10,5km/l 787 km  
  Ciclo urbano 6,1 km/l 457 km  
  Mixto ciudad/ruta 9,0 km/l 675 km  
       
  Error velocímetro Promedio 1,8%  
       

VIDEO RELACIONADO

TIEMPOMOTOR TEST HYUNDAI SANTA FE V6

Ampliar video

ALZAS

  • CONFORT DE MARCHA
  • CALIDAD CONSTRUCCION
  • HABITABILIDAD
  • RELACION PRECIO-PRODUCTO
  • EQUIPAMIENTO DE SEGURIDAD

BAJAS

  • DETALLES EQUIPAMIENTO DE CONFORT
  • PERFORMANCES
  •  CONSUMOS
  • AUSENCIA DE CONTROL DE DESCENSOS
  • PROTECCIONES INFERIORES

TIPS

.Deditos.
La computadora de abordo se opera desde una tecla ubicada al pie de tablero y no desde un comando satelital; ergo: obliga a quitar las manos del volante para chequear el “range” o autonomía del V6.

. A falta de pan… En esta parte del mundo no gozamos de los beneficios de los navegadores satelitales, por lo que ese lugar se ocupa invariablemente con una guantera adicional. Mal no viene. En este caso se ubica en el sector medio superior de la plancha frontal. Justo es decir que, además, hay suficiente provisión de espacio en la guantera central (tipo cajón, refrigerada y con porta documentos).

. Somos iguales. Con el fin de no ligarse ningún reto del INADI, siempre atento a cuestiones discriminatorias… depende quien las diga, la rueda de auxilio es de la misma marca y medida que las “titulares” y cuenta con similar llanta. Cambiá che, que si pinchaste nadie se va a dar cuenta. Como debe ser.

. Cerquita. La tecla que bloquea el sistema de tracción se ubica a la derecha y en ramillete junto al reóstato del tablero y los comandos de las luces antiniebla.

. Finitos. Los porta mapas no son extremadamente generosos si miramos la boca, pero sí lo suficientemente profundos para agendas, -precisamente mapas…-, revistas. Tampoco le vamos a tirar La Nación del domingo doblada en cuatro.

. More power. Para algunos (otros) mercados, como el norteamericano y venezolano, hay un segundo motor naftero V6 de 3,3 litros de cilindrada que orilla los 230 CV de potencia.

. Cuenta bolsas. Para no despertar suspicacias (ni maniobretas de marketing) aclaramos que cuando evaluamos el rubro de seguridad tomamos como norma contar los airbags en relación a la cantidad de ocupantes o zonas físicas humanas que protegen. Por ejemplo en este caso con una bolsa lateral se cuidan a tres pasajeros por lado. Será justicia… y no eslogan.

. Te vi… Al contar con siete plazas, en lugar de dos por talentes hubiésemos preferido contar con práctico espejito cóncavo para, de un golpe de vista, saber cómo se porta la prole atrás y no asestar “colpo nella testa” equivocadamente. Perdón señor Abadi, cierto que a los niños no se les pega… si estamos manejando.

. Bajate. En 4x4 de este porte y tamaño se extraña (se pide…) no poder rebatir desde el interior los espejos exteriores, sobre todo ahora que los estacionamientos vienen cada vez más estrechos.

. Buena la chica. La guantera tradicional u ortodoxa es de tamaño reducido, pero en su defensa cuenta con cerradura y luz, detalles éstos muchas veces olvidados. Se absuelve al acusado.

. Igual seguridad. La información del departamento de prensa de la marca (contentísimos con los colegas que a fin de año premian y consideran a los autos Mercosur en la misma categoría que los alemanes) se preocupa en aclarar que las diferentes versiones del nuevo V6 se deben sólo a cuestiones de confort y no de seguridad. El equipamiento, en este rubro, es similar para todas las versiones.

. O sole mío…. Detalle súper canchero: los parasoles extensibles que permiten que a última hora de la tarde ningún rayo esquivo de Febo nos moleste en la conducción. Esto también es seguridad.

. En venta. Desde su llegada al mercado en 2006, se vendieron en el suelo patrio más de 1.500 unidades del modelo Santa Fe.

COMENTARIOS (0)


Para poder dejar un comentario, debera estar registrado en TiempoMotor.