Sábado 21 de Abril de 2018 | 18:07 HS.

RELATOS DEL FLACO SOBRE EL MAGO EN EL DÍA SU CUMPLEAÑOS

Hace 78 años, Oreste Berta nacía en Rafaela y quien mejor que Traverso para contar algunas de las experiencias vividas con el gran proyectista y motorista argentino.

Hace unas semanas tuve la fortuna de entrevistar a Juan María Traverso en su casona de Villa Ramallo. Y entre los tantos temas que charlamos, inevitablemente salió su relación con Oreste Berta.

Un día como hoy pero de 1938 en Rafaela, nacía el Mago de Alta Gracia (ciudad que lo adaptó y en donde se instaló para construir La Fortaleza), hacedor de los mejores autos y motores de la historia del automovilismo argentino y mundial.

“A Oreste lo llaman de todos lados, y no sólo por fierros o autos, sino por todo lo que tenga que ver con innovación. El conforma un grupo de diez tipos, genios todos ellos, que se intercambian información permanentemente de todo lo último que sale en el mundo. Berta siempre fue un inventor; se la pasaba inventando, y su gran obsesión en el automovilismo siempre fue el aire”, cuenta Traverso.

Y agrega: “La aerodinámica lo enloquece. Siempre me decía: ‘El día que yo consiga que el aire vaya por donde yo quiera, y que el aire que entra por el carburador salga a la misma velocidad por el escape, voy a tener el mejor coche y el mejor motor de toda la historia’. Se podía pasar horas y horas probando una chapita para direccionar el aire… Es un genio”.

Una de las anécdotas que recordó Traverso, y que ratifica la grandeza del proyectista, es cuando recibieron 38 denuncias tras un triunfo con la cupé Fuego. "El coche robaba; andaba como la puta madre. Nos mandaron a la Técnica y lo único que preguntó el Mago fue si los pistones eran libres. Cuando le contestaron que sí, desarmó el motor. Desarmó, sacó los pistones y no lo podíamos creer; eran así (NdeR: muestra dos centímetros entre el pulgar y el índice de la mano derecha) y las bielas eran larguísimas. ¿Qué eran esos pistones? Era un desarrollo que le había mandado hacer Renault Sport para los motores de Fórmula 1". 

Traverso convivió por casi una década con el Mago, donde eran amos y señores del TC2000 con las cupé Fuego, a fines de los 80’ y principios de los 90’. Seis campeonatos y más de una treintena de victorias han marcado una de las duplas más exitosas de la categoría. Y quien mejor que el Flaco para describir a Oreste en un día tan especial…

Por Diego Daorden