Miercoles 20 de Septiembre de 2017 | 18:56 HS.

LAS MÁQUINAS DE BENETTON QUE DEJARON HUELLA

Antes de la carrera de Fórmula 1 en Spa, Mick Schumacher, primogénito del Kaiser, giró con el B194 con el que su padre se consagró por primera vez en 1994. Simultáneamente y por 2° vez, Fontana aceleró en el circuito de termas el B196 que está en el Museo.

A 11.000 kilómetros de distancia entre los circuitos de Termas de Río Hondo y Spa, en los bosques belgas, giraron el mismo día y casi a la misma hora, dos Benetton que corrieron hace más de dos décadas en el Mundial de Fórmula 1.

Norberto Fontana, aceleró en el circuito santiagueño para el deleite de las más de 40.000 personas que esperaban por el TC, el Benetton B196 que se exhibe en el Museo del autódromo internacional de Termas de Río Hondo, ritual que ya había realizado en el 2013.

Un rato antes, y previo al arranque de la competencia de la máxima categoría del mundo en el trazado belga, Mick Schumacher, hijo de Michael, emocionó a los presentes y televidentes al transitar por el asfalto con el Benetton B194 con el que el alemán logró el primer título de F1 en 1994 (foto portada).

Una curiosidad que, para los amantes de las máquinas que tenían pocas soluciones aerodinámicas, motores que rugían y los pilotos sacaban a relucir sus aptitudes al volante sin tanta electrónica, fue un placer volver a apreciarlos.

Información Destacada

Añadir nuevo comentario

Plain text

  • No se permiten etiquetas HTML.
  • Las direcciones de las páginas web y las de correo se convierten en enlaces automáticamente.
  • Saltos automáticos de líneas y de párrafos.
CAPTCHA
This question is for testing whether or not you are a human visitor and to prevent automated spam submissions.