Lunes 20 de Noviembre de 2017 | 16:05 HS.

CHEVROLET SONIC: AGILIDAD Y DISEÑO COMO ALIADOS

La marca del moño dorado sumó recientemente una doble carta para salir a medirse en uno de los segmentos más competitivos del mercado local y que cuenta con varios jugadores en carrera. Así Chevrolet, sale a pelear con el Sonic, un riva
 
La marca del moño dorado sumó recientemente una doble carta para salir a medirse en uno de los segmentos más competitivos del mercado local y que cuenta con varios jugadores en carrera. Así Chevrolet, sale a pelear con el Sonic, un rival ágil, de buen diseño y buena dotación de sistemas de seguridad pero que el bajo consumo no se encuentra entre los puntos destacables.

Tuvimos la oportunidad de probar la versión bicuerpo o Hatch del Sonic en versión LTZ con caja manual de 5 velocidades en un extenso viaje hacia la Patagonia. Este modelo que se presenta como estratégico para la marca y viene a completar su ya amplia oferta en el segmento B, B+ se ofrece además con carrocería sedán también en versiones LT y LTZ. Tanto en el hatch como en el tricuerpo se puede optar por la versión LTZ con caja automática de 6 marchas.

IMAGEN JUVENIL
El Chevrolet Sonic, como cada modelo, suma adeptos y detractores. A nivel externo, luce un diseño agradable y juvenil (más conservador el sedan) y una calidad percibida dentro de los parámetros. Este producto que llega desde Corea del Sur puede parecerse o tienen un cierto aire familiar con el Spark, aunque el Sonic ofrece detalles propios que lo diferencian.

Lo más llamativo son sus faros delanteros que, según GM, están inspirados en el universo de la moto. Una inspiración que también se da puertas adentro. El look deportivo queda reforzado con la parrilla típica del nuevo ADN de GM, partida y en cuyo centro se aloja el moño dorado.

De "cintura alta", la parte trasera queda rematada con un corte tajante (solo queda en relieve el alerón, viéndolo desde el lateral). La parte posterior del Sonic hatch está bien resuelta pero con el portón hay que tener cuidado. La tapa del baúl cuenta con un sistema que hay que vigilar cuando se cierra. No vale dejarlo caer porque cuando cae, lo hace de manera algo brusca (poco amortiguada). Las manijas de las puertas traseras están disimuladas en la parte alta de la puerta ya que se confunden con los marcos de las ventanas.

EQUIPAMIENTO
Puertas adentro el modelo luce acorde a su segmento, con plásticos duros pero de buena calidad percibida. El entorno es agradable y cuenta con varios guarda objetos ubicados en la plancha central a los lados del equipo de música, doble guantera, los laterales de las puertas, e incluye el cajón debajo del asiento del acompañante.

La textura de los asientos de cuero (con detalles perforados) es buena y son cómodos aunque le falta sujeción lumbar con lo que se siente algo de cansancio si el reloj corre y nos encuentra muchas horas frente al volante.

Las butacas tienen regulación manual en altura y distancia con lo cual, junto al volante revestido en cuero y buen grip regulable en altura (no profundidad), encontrar la manera más cómoda para manejar es fácil. Se puede lograr una posición alta para aquellos que gozamos de una estatura por debajo de la estándar o bien se lo puede bajar mucho para los agraciados que superan el metro setenta.

El espacio en las plazas trasera es cómodo para dos personas adultas (con buen espacio en las piernas). Un tercer pasajero, punto en contra, no tendrá apoyacabezas (solo hay dos).

El tablero ya se ha visto en el Spark. Con su diseño inspirado en las motos cuenta con un gran reloj - tacómetro manual-, mientras que en un cuadrado junto, se ubica el velocímetro digital,  que incluye una pantalla con funciones como carga de combustible y la autonomía (máximo nos marcó 400/435 km) disponible, además de las funciones de la computadora de abordo de escasa información (no hay info de presión de aceite o temperatura). La iluminación es azul hielo, bastante brillante para manejar por la noche.

El espejo de cortesía no cuenta con luz, hay que usar la central delantera. En tanto que en las plazas traseras no hay luz y de noche hay que andar tanteando.

Si bien entendemos que la insonorización podría mejorarse (entra el ruido del motor y rodamiento en el habitáculo), el equipo de audio tiene un buen sonido y se puede manejar desde el Volante (multifunción). La conexión de USB para escuchar un play list a elección se conecta en la segunda guantera (más pequeña ubicada debajo del airbag acompañante). El funcionamiento del Bluetooth para el teléfono es correcto.

El apartado de confort se completa con aire acondicionado; asiento trasero con respaldo abatible 60/40; apoyabrazos para conductor; baúl con iluminación; cierre centralizado de puertas con comando a distancia; espejos exteriores eléctricos; espejos exteriores rebatibles manualmente; levantavidrios eléctricos delanteros y traseros; portaanteojos para conductor.

La versión LTZ que probamos cuenta con sensor de estacionamiento trasero; techo solar eléctrico y tapizados y volante de cuero. Asimismo, se ofrece control de velocidad crucero, un aliado para manejar el tramo Bahia Blanca – Madryn.

SEGURIDAD
El Chevrolet Sonic se planta bien en materia de competencia. Cuenta con una estructura construida con más del 65% en acero de alta resistencia en zonas de deformación programada y que permite retener 4.2 veces su propio peso.

La versión LTZ que manejamos Bs.As.- Madryn- Bs.As- está equipada con 6 airbags (frontales para conductor y acompañante, laterales en asientos delanteros y de cortina), frenos ABS repartidor de frenado, luces antiniebla delanteras, anclajes para silla de bebé ISOFIX, aviso de colocación de cinturones de seguridad delanteros (la alarma no se calma luego de un rato, así que los rebeldes no tendrán otra alternativa: ponerse si o si el cinturón, o sino ir caminando. Impecable: somos hijos del rigor).

El Sonic cuenta con cierre automático de puertas en rodaje, cuatro apoyacabezas (faltaría el trasero central), cinturones de seguridad delanteros regulables en altura y con pretensionador, inmovilizador de motor, y alarma antirrobo.

COMPORTAMIENTO EN RUTA Y CIUDAD
El Chevrolet Sonic viene equipado con el impulsor 1.6L de 16v (bien presentado) que entrega 115 CV a 6000 rpm y un torque máximo de 155 Nm a 4000 rpm. Viene asociado a una caja manual de 5 velocidades para la versión LT y LTZ y suma una transmisión automática de 6 velocidades en la versión LTZ. Un punto que lo posiciona y diferencia bien ante la competencia. En el caso de la manual nos pareció que le falta una marcha más.

El impulsor del Sonic es muy bueno en cuanto a respuesta dinámica. Aquellos que priorizan un comportamiento brioso y ágil de respuesta rápida, pero que no toman en cuenta o no les importa el tema del consumo, encontrarán un buen aliado en este 1.6.

Tanto en ciudad como en ruta se va en vueltas (RPM). En ciudad, y de la mano del sistema que te indica subir marchas para lograr una mejor respuesta/consumo (Shift), el Sonic llega a enseguida a quinta y más de 3.500 vueltas, incluso si el tablero marca relajados y reglamentarios 60 km/h. Por eso entendemos que con una sexta, podría ir algo más relajado.

Buena respuesta en la ciudad y en ruta, pero como mencionamos el consumo es uno de sus puntos flojos: casi 11 litros cada 100 km (el mejor promedio fueron 10 litros cada 100 km. En tramo desértico se superó la barrera de los 150 km/h y el consumo quedó en 6 km por litro) A 130 Km/h ya va a 4.000 rpm.

PRECIO Y COMPETENCIA
El Chevrolet Sonic ofrece todo acorde al perfil de cliente que se dirige (joven, que busca agilidad y diseño). El punto en contra radica en el consumo. Con una importante dotación de sistemas de seguridad, la unidad que probamos LTZ MT cotiza $112.190 (La LT $104.370 y la LTZ AT sube a $120.850).

En términos de posicionamiento y competencia, el nuevo Chevrolet Sonic, busca posicionarse como uno de los grandes competidores del Ford Fiesta Kinetic Design, que en su versión Titanium (6 airbags, de 120 CV) cotiza $107.600 y en Trend $109.600, aunque este no ofrece alternativa de caja automática. Otro rival sería el Fiat Punto que en breve estrenará nueva estética en el país. Hoy se ofrece en versión Essence 1.6 MT con pack Tech a $105.000 en tanto que la Essence con caja dualogic se ubica en $99.200, de acuerdo a la última lista de Acara.

NOTICIAS RELACIONADAS

Añadir nuevo comentario

Plain text

  • No se permiten etiquetas HTML.
  • Las direcciones de las páginas web y las de correo se convierten en enlaces automáticamente.
  • Saltos automáticos de líneas y de párrafos.
CAPTCHA
This question is for testing whether or not you are a human visitor and to prevent automated spam submissions.