Jueves 25 de Mayo de 2017 | 18:52 HS.

BMW MOTORRAD, AHORA EN CLAVE URBANA

Luego de su primera y fallida incursión en las motocicletas de baja cilindrada allá por 2001 cuando BMW quiso innovar con el arriesgado C1, hoy la marca vuelve al terreno de los scooters lanzando internacionalmente los nuevos C600 Sport y C650 GT, do

Luego de su primera y fallida incursión en las motocicletas de baja cilindrada allá por 2001 cuando BMW quiso innovar con el arriesgado C1, hoy la marca vuelve al terreno de los scooters lanzando internacionalmente los nuevos C600 Sport y C650 GT, dos productos más pensados para la ciudad. Sin embargo, por potencia, dinámica e incluso estética, no están muy lejos de una moto.

En 2001 comenzó a vender el C1, una estrafalaria motocicleta con techo y tan sólo 173 cm3. La intención de BMW fue vendérsela a los conductores de sus autos, proporcionándoles la misma seguridad y confort que un automóvil. El mercado puntual era el motociclista de las grandes ciudades. Lo más novedoso del diseño era su célula de que ofrecía al pasajero una seguridad sin precedentes. Con dos cinturones de seguridad, ABS y zonas de absorción frontales y laterales en caso de impacto se pudo prescindir del uso del casco de seguridad. Pero estuvo lejos de ser un éxito de ventas y en 2003 se discontinuó.

Estas dos nuevo modelos que el prestigioso fabricante alemán pone a la venta vuelve a poner el foto en la movilidad urbana, que privilegia la reducción de las medidas, de la cilindrada y del consumo, con un diseño más funcional y versátil para el traslado diario.

La C600 Sport y la C650 GT comparten el conjunto bastidor-motor y la gran mayoría de piezas. Sólo cambia la estética, algunos componentes exteriores y el enfoque: el primero pone un acento más deportivo y el segundo más turístico.

El C600 Sport parece más una moto que un scooter, ofrece características más dinámicas y su conducción se presenta ágil y efectiva en trazados con curvas. De hecho su posición de conducción muy diferente, condicionada por el manillar más bajo, similar a la que se puede encontrar en una moto de superior cilindrada.

Ambas motocicletas tienen el mismo motor, idéntico a la de la G650 GT: un bloque bicilíndrico con 60 caballos e inyección electrónica de combustible. La caja de cambios es automática con variador continuo.

Las suspensiones y los frenos también son compartidos. Las primeras recurren a una horquilla telescópica invertida delante y un monoamortiguador trasero con posibilidad de regulación de la precarga del mismo para adaptarlo mejor a nuestra forma de conducción. Los frenos, muy potentes, cuentan con doble disco delantero y simple trasero y sistema antibloqueo de frenos ABS independientes.

La versión 650 GT hace gala de un planteamiento muy viajero y no hay que tener miedo a realizar largos viajes ya que cuenta con un generoso parabrisas sobreelevado y con regulación eléctrica. Pero esta versión se identifica más que nada por el mayor volumen que ofrece el carenado delantero y la cola. Además tiene 60 litros de capacidad de carga y regulación lumbar. La postura del conductor es más erguida y cómoda que en el C600 Sport.

Añadir nuevo comentario

Plain text

  • No se permiten etiquetas HTML.
  • Las direcciones de las páginas web y las de correo se convierten en enlaces automáticamente.
  • Saltos automáticos de líneas y de párrafos.
CAPTCHA
This question is for testing whether or not you are a human visitor and to prevent automated spam submissions.